El 15 de abril EEUU expulso a diez diplomáticos moscovitas y este viernes -un día después- Rusia pidió el viernes a 10 diplomáticos estadounidenses que abandonen el país en represalia por la expulsión por parte de Washington de la misma cantidad de diplomáticos rusos por presunta actividad maligna y sugirió que el embajador estadounidense regrese a casa para realizar consultas.

Las medidas, que forman parte de un paquete de represalias más amplio, fueron aprobadas por el presidente Vladimir Putin, como respuesta a una serie de sanciones del gobierno de Estados Unidos impuestas a Moscú un día antes, incluidas las restricciones a su mercado de deuda soberana, reseña un cable de Reuters.

Aunque Moscú respondió rápidamente y con medidas diseñadas para dañar los intereses de Estados Unidos y reducir su huella diplomática, dejó la puerta abierta al diálogo y no acabó con la idea, propuesta por el presidente Joe Biden, de una cumbre Putin-Biden.

“Ahora es el momento de que Estados Unidos demuestre sentido común y dé la espalda a un curso de confrontación”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia en un comunicado.

“De lo contrario, se implementará una serie de decisiones dolorosas para el lado estadounidense”.

Dijo que tenía opciones para perjudicar económicamente a Estados Unidos y reducir su cuerpo diplomático en Rusia a solo 300 personas, pero que por ahora estaba conteniendo el fuego.

Los lazos entre Rusia y Estados Unidos cayeron a un nuevo mínimo posterior a la Guerra Fría el mes pasado después de que Biden dijera que pensaba que Putin era un “asesino” y Moscú llamó a su embajador en Washington para consultas. El enviado todavía no ha regresado casi un mes después.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que John Sullivan, el embajador de Estados Unidos en Rusia, también debería regresar a casa para las consultas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí