El Catastro Nacional de Campamentos 2020-2021, estudio realizado por la fundación Techo-ChileFundación Vivienda que levantó datos entre octubre 2019 y febrero 2021, reveló cifras preocupantes sobre la situación actual de los campamentos en el país, dejando en evidencia la profunda crisis habitacional y miseria instalada en Chile.

Los catastros realizados durante la última década dan cuenta de un aumento sostenido de los campamentos desde 2011, pero luego del estallido social del 18 de octubre de 2019 y la pandemia hubo un aumento explosivo en el número de familias viviendo en estos asentamientos, alcanzando así un máximo histórico.

El estudio indica que existe un total de 81.643 familias que habitan en 969 campamentos en el país, siendo éste el dato más alto desde el año 1996. En comparación a lo arrojado por el Catastro del Minvu 2019, estos nuevos resultados significan un aumento del 73,52% en la cantidad de familias, y de un 20,32% en el número de asentamientos. 

La medición, que considera por primera vez el contexto social y económico del país, es parte de una serie de catastros que ha elaborado Techo-Chile a partir del año 2001 de forma bianual, siendo el décimo catastro de la organización y que permite entender con mayor profundidad la realidad que afecta a miles de familias que hoy viven en campamentos. 

Asimismo, el catastro dio cuenta que durante el último trimestre de 2019 se formaron 35 nuevos campamentos y 42 en el primer trimestre de 2020.

Además, los campamentos formados post estallido social y pandemia son más grandes en cuanto al número de familias (139) que aquellos formados antes de esa fecha (77).

El estudio del Minvu de 2019 indica que el porcentaje de hogares con un/a jefe/a de hogar migrante corresponde a 30,3%, pero los datos recopilados por el actual catastro, se da cuenta de un total de 24.964 familias migrantes, lo que corresponde a un 30,6% del total de las familias. La cantidad de familias migrantes ha aumentado en igual proporción que las familias chilenas, respecto al catastro del año anterior.

Acceso a servicios básicos

Respecto al acceso a servicios básicos y a soluciones sanitarias en los campamentos, la investigación reveló que el agua potable sigue siendo el principal problema, con sólo un 6,72% de ellos accediendo al agua de manera formal.

Mientras que en relación a familias migrantes que se encuentran viviendo en campamentos en el país, se revela que son 25.000, lo que corresponde a un 30% del total de familias. Porcentualmente, esta cifra se mantuvo respecto al Catastro Minvu 2019, indicando que la cantidad de familias migrantes ha aumentado en igual proporción que las familias chilenas respecto a la última medición.

Sin embargo, estas familias no se encuentran representadas de igual forma en el territorio nacional, siendo la Región Metropolitana la que registró un mayor aumento de familias migrantes viviendo en campamentos, alcanzando el 57% del total de familias.

Regiones

A escala de regiones, el estudio reveló un aumento significativo tanto en la cantidad de familias como de campamentos respecto a 2019, destacando especialmente las regiones de Arica y Parinacota, con un aumento de 243,25% en la cantidad de familias; Metropolitana, con un aumento del 224,55% en la cantidad de familias y un 53,33% en la cantidad de campamentos; La Araucanía, con un aumento del 315,38% en la cantidad de familias y un 128,57% en el número de campamentos; y Valparaíso, que es la región de Chile con el mayor número de familias viviendo en estos asentamientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí