Por: Jorge Cassino, Director de Salesforce para Chile y Perú.

2020 sin duda fue el año que cambió radicalmente la forma en que trabajamos. También fue el año que nos alentó a reinventar nuestros espacios de trabajo comunitarios, para dar cabida a un estilo laboral híbrido. Es en este contexto que la digitalización está transformando nuestras empresas. Con la tecnología podemos estar más conectados, encontrar un mayor equilibrio entre el trabajo y el hogar y crear un lugar de trabajo más inclusivo en la oficina o virtualmente.

Los mayores niveles de productividad y flexibilidad ofrecen beneficios tanto para las empresas como para los trabajadores. Con la tecnología adecuada y -cuando corresponda- una correcta capacitación, podemos ayudar a los colaboradores en la transición al trabajo remoto; nos permitirá enfocarnos en su bienestar y nuestro compromiso con los clientes y las comunidades. En este sentido tanto nosotros como otras empresas de tecnología, hemos desarrollado espacios gratuitos de capacitación. En nuestro caso hemos visto una gran respuesta con Trailhead, la plataforma en línea gratis de aprendizaje de Salesforce creada en 2014, que llegó a 1 millón de cursos completados por sus usuarios en Latinoamérica, incluyendo colaboradores, clientes y partners de Salesforce.  Sin embargo, estos cambios también requieren responsabilidades adicionales de los empleadores, especialmente para evitar el riesgo de ansiedad y agotamiento.

Para construir un lugar de trabajo que sea innovador e inclusivo, debemos considerar cómo dar un upgrade a la experiencia de los colaboradores, cómo aseguramos la equidad y damos prioridad a la mejora de las habilidades para la naturaleza cambiante de los trabajos.

Tres formas en que podemos implementar nuevas tecnologías y arreglos tanto de manera creativa como responsable son:

1) Priorizar el compromiso de los colaboradores: En la carrera por mejorar la participación del cliente, muchas empresas olvidan a sus trabajadores. Así como la tecnología se puede utilizar para crear excelentes experiencias para el consumidor, las empresas pueden aprovechar también la participación profunda de los colaboradores, tanto en la etapa de incorporación, como en el fomento del éxito de la carrera profesional: Experiencias más atractivas para sus trabajadores dondequiera que estén, tal como lo haríamos con los clientes.

A medida que nuestros estilos de trabajo se vuelven más híbridos, forjar un sentido de pertenencia y un propósito compartidos será cada vez más importante. Así como los datos pueden ayudar a tomar decisiones más rápidas e inteligentes para beneficiar a los clientes, la inteligencia obtenida a través de encuestas y otras formas de participación puede ayudar a construir la unión del equipo e implementar iniciativas para el bienestar laboral, aunque se esté teletrabajando.

2) Flexibilidad y equidad: Liderar con empatía y comprensión es fundamental. La confianza y la flexibilidad son clave para una estrategia de trabajo desde cualquier lugar. Las empresas deben confiar en que los colaboradores realizarán el trabajo durante el horario que mejor les funcione y ofrecer opciones flexibles. Las iniciativas creativas, como las estrategias de tiempo libre, pueden ayudar a que los equipos estén sanos, felices y como consecuencia, más productivos.

Si bien los arreglos laborales flexibles pueden ofrecer un mayor equilibrio entre la vida y el trabajo, si no se implementan bien, puede ser un problema no menor. Durante la pandemia, por ejemplo, hemos visto, principalmente a mujeres, cargar con mayores responsabilidades de crianza y educación de los hijos en el hogar. Esto ha generado un impacto negativo y una sobrecarga. Así como las empresas tienen la responsabilidad de crear un entorno igualitario, justo e inclusivo en la oficina, es imperativo que esta experiencia se traduzca virtualmente.

3) Cultivar una cultura de aprendizaje continuo: La tecnología está ayudando a las organizaciones a hacer negocios mejor y más rápido que nunca. Con la automatización, por ejemplo, las empresas pueden optimizar las operaciones de atención al cliente y ofrecer soporte 24/7 desde cualquier lugar, y capacitar a los trabajadores para que se concentren en tareas más estratégicas. En la economía digital, todas las empresas necesitarán equipos que puedan aprovechar las nuevas tecnologías rápidamente. Para obtener lo mejor de las personas, los líderes deben cultivar una cultura de fuerza laboral de aprendizaje y desarrollo continuo en consonancia con las necesidades comerciales.

Resumiendo, el futuro laboral está mejorando la forma en que hacemos nuestro trabajo, pero también está haciendo que nuestra cultura evolucione. Al aprovechar esta oportunidad para construir un mejor lugar de trabajo, podemos brindar roles significativos, priorizar las iniciativas de reciclaje e inspirar a los equipos con un conjunto de valores comunes. Para tener éxito, esto significa implementar acuerdos laborales que sean justos y brinden las mismas oportunidades a todos. Si bien no podríamos haber previsto la rapidez con la que cambiaría el mundo laboral, tenemos la oportunidad, y la responsabilidad, de construir algo mejor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí