Fuerzas Armadas y los medios de comunicación

La parodia al Ejército gatilló reacciones de todos lados, pero con el pasar de la semana esto no solo ha servido para aumentar el rating del canal que emite el programa, sino además para aclarar en que consiste deliberar.

0
2373

El tema de la parodia que se hace en un programa de televisión al Ejército gatilló reacciones de todos lados, pero con el pasar de la semana esto no solo ha servido para aumentar el rating del canal que emite el programa, sino además para aclarar en que consiste deliberar.

Carlos Peña en su columna de opinión del miércoles 21 de abril dedica todo un párrafo al concepto de deliberación, el cual en sus palabras se resume en: “deliberar consiste en ejercer autonomía allí donde debe existir obediencia”, pero lo más interesante viene después cuando cierra ese mismo párrafo indicando: “Al hacerlo, el Ejército está simplemente reafirmando la forma en que se concibe – oponiendo discurso al discurso – y no deliberando. El deber de no deliberar puede equivaler a enmudecer frente a la autoridad civil, pero no frente al discurso ajeno que relativo a la propia identidad es emitido por particulares.”

Las conclusiones de Peña son bastante taxativas, pero sospecho que muchos no las van a querer leer y se quedaran con su propia definición de lo que es el acto de no deliberar y que básicamente consiste en que las fuerzas armadas son mudas y no hablan, lo que en la verdad suena a querer neutralizarlas y anularlas como organizaciones e instituciones. ¿Quién sabe por qué lo estarán haciendo? Sospecho que nada bueno puede haber detrás de esas intenciones.

Lo otro que el paso de la semana ha permitido, es que se vaya aclarando el tema de las escuchas telefónicas del Ejército. La sorpresa es que el Ministro de Corte de Apelaciones Juan Antonio Poblete confirmo saber de que se trataban las interceptaciones y a quienes se iba a interceptar. No se han escuchado muchos comentarios de la izquierda o del mundo periodístico, el que hasta recientemente hacia filas cerradas en este caso y acusaban todos al Ejército de no respetar la libertad de comunicación y de atacar a los periodistas. Moraleja no hay que creer todo lo que se escribe en los medios y a veces conviene esperar el paso del tiempo para que se aclaren las cosas y no se juzgue con lo primero que se tiene a mano. Veamos a que conclusiones llegan las diligencias del Ministerio Publico y que la justicia diga si hubo o no delito.

Sobre el autor: Richard Kouyoumdjian Inglis, es vicepresidente de AthenaLab.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí