República Checa ordena el retiro de más diplomáticos rusos y sigue escalando la tensión por presunto espionaje

El ministro de Relaciones Exteriores checo, Jakub Kulhanek, sostuvo que la medida "es una reacción a las actividades de los servicios secretos rusos en nuestro territorio”. Rusia afirmó en tanto que con esta acción, "Praga está en camino de destruir las relaciones".

0
538

El Gobierno de República Checa ordenó ayer jueves a Rusia que retire a la mayor parte de su personal diplomático de Praga. Se trata de 63 funcionarios, los cuales se suman a los 18 que ya expulsó Praga esta semana, en medio de los duros enfrentamiento por un supuesto papel de espías rusos en una explosión mortal en una fábrica de municiones en territorio checo en 2014.

Moscú, por su parte, prometió responder a lo que considera “rusofobia desenfrenada”.

Según informó el ministro de Relaciones Exteriores checo, Jakub Kulhanek, la medida tiene como objetivo equilibrar el número de diplomáticos rusos en República Checa, frente a los funcionarios de su país en Moscú. Según cifras de la Cancillería checa, actualmente hay 32 empleados en su embajada en Rusia, en comparación con los 95 funcionarios rusos en Praga.

“Pondremos un límite al número de diplomáticos en la embajada rusa en Praga al nivel actual de nuestra embajada en Moscú (…) No quiero escalar innecesariamente, pero la República Checa es un país seguro de sí mismo y actuará como tal. Esto no está dirigido contra los rusos o la nación rusa, sino que es una reacción a las actividades de los servicios secretos rusos en nuestro territorio”, enfatizó Kulhanek.

Esta movida reducirá la que ha sido la misión extranjera más grande en Praga. La decisión fue tomada luego de que venciera el ultimátum dado por este país para que el Gobierno de Vladimir Putin revirtiera la orden de retirar a 20 trabajadores de la representación diplomática checa en Moscú.

El origen del conflicto diplomático

La mayor disputa en décadas entre ambos países estalló el pasado 18 de abril, cuando las autoridades checas expulsaron a 18 diplomáticos rusos, entre ellos Anatoly Chepigas y Alexander Mishkin, agentes de la inteligencia militar rusa GRU, a quienes acusa de estar involucrados en labores de espionaje que terminaron con dos explosiones en un depósito de armas en Vrbetice, a 330 km al sureste de Praga. Allí se hallaban municiones destinadas para el ejército de Ucrania, en 2014, y en las que dos personas murieron.

Praga también acusa a los dos hombres de estar vinculados en el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia Skripal, en Reino Unido, en 2018.

El servicio de contrainteligencia checo ha dicho repetidamente que la misión sirvió como base para el trabajo de inteligencia y su tamaño dificultaba la reducción de estas actividades.

Como represalia por la expulsión de sus funcionarios la semana pasada, la administración de Putin ordenó el retiro de 20 diplomáticos de República Checa, pero este país consideró que “la reacción de Rusia fue absolutamente desproporcionada, porque los diplomáticos no hicieron nada malo”, dijo Kulhanek.

Fue entonces cuando Praga le dio un ultimátum a Moscú para que revirtiera esa decisión, algo que no ocurrió y este jueves República Checa decidió avanzar con la reducción al máximo de los representantes rusos en su territorio.

El Kremlin denuncia una “rusofobia desenfrenada”

Ante esta última acción del Gobierno checo, la Cancillería rusa advirtió que esta nueva acción tampoco se quedará sin una pronta respuesta. “En este momento, Praga está en camino de destruir las relaciones (…) Se han atascado en una rusofobia desenfrenada“, afirmó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova.

Zakharova agregó que su Gobierno ya llamó al embajador checo para denunciar la “escalada de una campaña anti-rusa”.

En esta tensión se han involucrado otros gobiernos. Eslovaquia, que hasta 1993 fue parte del territorio checo, anunció este jueves que expulsará a tres diplomáticos rusos en solidaridad con Praga y también por información de sus servicios de inteligencia sobre actividades rusas en su país.

Además, la Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea (UE) han entregado su pleno respaldo a la República Checa en esta crisis diplomática.

Con información de France24.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí