“Los votos se van a cuidar a partir de las 18 horas cuando se cierran las mesas. Todas las urnas pasan a una sola sala, que es una sala de custodia que tiene medidas extra de seguridad“, señaló el ministro del Interior, Rodrigo Delgado durante la primera jornada de las megaelecciones de este fin de semana.

Las medidas extra de seguridad son las anunciadas oficialmente durante la semana, como la cinta amarilla especial para sellar las urnas y la custodia por parte de personal de las Fuerzas Armadas, además de la “vigilancia” por parte de apoderados de los partidos políticos y civiles voluntarios, quienes expresaron su deseo por ser parte de este hito y cuidar que las urnas no sean manipuladas durante la noche.

Esto último resulta crucial, en medio de la desconfianza desatada en las redes sociales, sobre todo de opositores al actual Gobierno, que señalaron abiertamente a lo largo del día sábado su decisión de votar el domingo por su escasa confianza especialmente en el papel de las Fuerzas Armadas en el proceso de custodia.

Así, según detallaron desde el Ejército, estos voluntarios “se van a quedar custodiando a dos metros, que es lo que dice la ley, del lugar donde se van a resguardar los votos (…) van a tener un acceso visual, al igual que nosotros, al lugar donde van a estar las urnas”.

Voluntarios señalaron que “nos vamos a quedar tres compañeros cuidando de las salas. Vamos a estar custodiando a dos metros mirando toda la noche, nos vamos a ir turnando en este período“.

Camila, una de estas voluntarias, citada por Chilevisión Noticias, pidió a la ciudadanía que “se mantengan tranquilos porque nosotros somos ciudadanos naturales, no militamos en ningún partido, y vamos a estar resguardando sus votos (…). No va a haber manipulación y vamos a estar toda la noche resguardando”.

“Nos pasaron una sala donde estar, pero mayormente vamos a estar aquí en la puerta custodiando. No vamos a dormir. Para la tranquilidad de los ciudadanos, sus votos están aquí, no van a ser adulterados mientras estemos aquí“, agregó.

Es la tranquilidad que buscan muchos votantes, que pueden tener dudas legítimas al desconocer los procedimientos adoptados para garantizar la seguridad e inviolabilidad de los votos ya emitidos, y en los que se incorporó a la propia ciudadanía.

Lamentablemente, también hubo muchos que buscaron crear infundadamente dudas para poner un manto de dudas en la transparencia del proceso, como también hacer una división artificial para justificar la hasta el momento baja participación ciudadana. “Hoy votaron los del rechazo, mañana vota el pueblo” fue una de las frases más socorridas para explicar el mayor índice de votación en ciertas comunas, como sucedió este sábado en la Región Metropolitana.

Todo lo anterior, hace anticipar que este domingo podría producirse una avalancha de votantes, con largas filas, congestión vehicular y mucha tensión en el ambiente. Todo ello, ingredientes esperables para uno de los procesos electorales mas decisivos de las últimas décadas en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí