Daniil Medvedev cada vez vuela más alto en París: el segundo sembrado sigue evolucionado y continúa su progreso en Roland Garros para clasificarse por primera vez a Cuartos de final tras vencer con autoridad al chileno Cristian Garin por 6-2, 6-1, 7-5 en dos horas y cuatro minutos de juego.

Medvedev, que llegó a París con un récord de 0-4 en Roland Garros, y no tuvo ningún tapujo en exponer su disgusto por jugar al tenis en tierra batida, ha hecho un cambio radical esta quincena después de sumar victorias sobre Alexander Bublik, Tommy Paul, Reilly Opelka y hoy ante Garín, en una consistente actuación en la cancha Suzanne-Lenglen, casi de principio a fin, para no darle chances al chileno, sumando 45 tiros ganadores y 14 aces.

Un quiebre en el segundo game de la tercera manga abrió la esperanza para el chileno, con un rival que empezaba a mostrar molestias en su brazo derecho, que se adelantó 3-0. Sin embargo, el ruso recuperó el quiebre en el quinto juego, ganando nueve puntos seguidos desde el 1-3. Un nuevo quiebre del ruso en el 5-5 le dio la chance para sellar la victoria en el juego siguiente.

Tus creencias pueden cambiar. Cuando era chico nunca comía pescado, lo odiaba. Ahora me encanta el atún crudo”, reflexionó Medvedev con una sonrisa. “Me gustan las cosas en las que soy bueno. Este año me estoy divirtiendo [en] Roland Garros. No lo escondo. Realmente lo estoy disfrutando”, explicó. Y vaya si eso se está trasladando a la cancha: el  No. 2 del mundo ha perdido solo un set en sus primeros cuatro partidos aquí, para llegar a los cuartos de final aquí primera vez.

Así, en su quinta aparición en París — en su decimoséptimo Grand Slam en general— el ruso rompe la barrera para convertirse en el undécimo tenista de su país en la Era Abierta en alcanzar los cuartos de final en Roland Garros, después de Yevgeny Kafelnikov (5 cuartos de final), Nikolay Davydenko (4), Andrei Chesnokov (3), Marat Safin (2) e Igor Andreev, Andrey Cherkasov, Karen Khachanov, Aleksandr Metreveli, Andrey Rublev y Mikhail Youzhny (1).

El jugador de 25 años llevó a Rusia al título en la ATP Cup antes de llegar a la final del Abierto de Australia (p. Djokovic) en febrero, capturó su décimo título ATP Tour, todos sobre canchas duras, en el Open 13 Provence en Marsella (v. Herbert). Ahora, Medvedev también está demostrando que su tenis puede adaptarse al polvo de ladrillo y eligió el torneo más relevante para hacerlo valer. Medvedev ahora tendrá otro nuevo escollo, ante el sembrado No. 5 Stefanos Tsitsipas, ante quien lidera el Head2Head por 6-1, incluida una victoria sobre polvo de ladrillo en Montecarlo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí