El enigma sobre la Albania Caucásica

Por: Farid Shafiyev, presidente del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales con sede en Bakú y profesor adjunto en la Universidad ADA, Azerbaiyán. Tiene un doctorado de la Universidad de Carleton y un MPA de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard, así como una Licenciatura en Derecho y un Diploma en Historia de la Universidad Estatal de Bakú. Es autor de “Resettling the Borderlands: State Relocations and Ethnic Conflict in the South Caucasus” de McGill-Queen’s University Press (2018), numerosos artículos y artículos de opinión.

Desde el comienzo del conflicto moderno entre Armenia y Azerbaiyán, el interés por la historia de la Albania Caucásica ha crecido rápidamente junto con la politización del tema. La Albania Caucásica es un estado antiguo, denominado en los registros históricos Agvank o Aluank, que existió en el territorio del sur del Cáucaso entre los siglos tercero y séptimo. Según fuentes antiguas como Estrabón, era un conglomerado de veintiséis tribus, entre ellas los Udi, un grupo étnico sobreviviente de unos pocos miles de personas, profesando el Cristianismo, que hoy reside en la República de Azerbaiyán.

Recientemente, el interés en el tema de la Albania Caucásica surgió debido al problema de las iglesias Cristianas en el territorio de Azerbaiyán. Desafortunadamente, algunos expertos occidentales han hecho juicios superficiales, en particular denunciando que la principal teoría azerbaiyana de la Albania Caucásica es “falsa” o “pseudocientífica“. Sin embargo, estos expertos carecen de un conocimiento específico de la historia de la Albania Caucásica, que requiere el dominio del armenio (Grabar), Arábico e incluso el ahora extinto idioma Albanés (el Udi moderno es el más cercano); o incluso carecen de un doctorado en historia.

Tom de Waal, autor de Black Garden, sobre el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, opinó que “nadie cree en la teoría Albanés Caucásica fuera de Azerbaiyán”. Anteriormente también criticó al académico Azerbaiyano Ziya Buniyadov, quien desarrolló la teoría Azerbaiyana sobre la Albania Caucásica. Buniyadov fue un pionero que abrió no solo un nuevo capítulo en la historia de la Albania Caucásica, sino que también se embarcó en la traducción del Corán al idioma Azerbaiyano y fue asesinado por fundamentalistas Islámicos supuestamente entrenados en Irán. Laurence Broers, en su libro Anatomía de la Rivalidad, ha tratado los datos históricos con cautelosamente pero, al final, descartó la versión Azerbaiyana. El problema con tal descripción es que solo un puñado de expertos en Occidente conocen la historia de la Albania Caucásica, mientras que el resto en su mayoría recicla o repite los argumentos de eruditos de Armenia o de origen Armenio.

Para los nacionalistas Armenios, la teoría sobre la Albania Caucásica es absolutamente inaceptable, ya que destruye los pilares erigidos durante los últimos trescientos años sobre la Gran Armenia, que, según ellos, incluía Karabaj y otros territorios del sur del Cáucaso, sobreponiéndose con la Albania Caucásica. En la versión Armenia, la Albania caucásica era un estado Cristiano que era una ramificación del Armenio desde perspectivas políticas y religiosas. Frecuentemente, los eruditos Armenios señalan a las iglesias Armenias como evidencia de su presencia histórica. Los académicos estadounidenses Gerard Toal y John Loughlin señalan a este respecto que…

“…La Iglesia armenia tiene una huella geográfica larga y complicada en el Medio Oriente, Anatolia y el Cáucaso … Las iglesias, los cementerios y las piedras religiosas se toman como evidencia de la propiedad original de los territorios en disputa y la base para reclamar territorios que de otra manera no estarían bajo disputa. Tales discursos buscan imaginar el territorio como un espacio sagrado, sacro no solo por su significado religioso, sino ampliamente como el antiguo patrimonio de la nación moderna”.

Para los historiadores Azerbaiyanos (después de Ziya Buniyadov, el escritor más prolífico fue su alumno, Farida Mamedova), la Albania Caucásica era un estado completamente independiente que rivalizaba con Armenia. En mi opinión, ambas teorías se han politizado hasta cierto punto debido al conflicto moderno. Historiadores Azerbaiyanos, que a menudo escriben sobre asuntos relacionados con los conflictos, agregando un lenguaje emotivo, que también está presente entre los eruditos Armenios, pero ausente entre los eruditos de la diáspora educados en Occidente. Esto, junto con otros factores geopolíticos y religiosos, facilita la influencia Armenia en la comunidad de expertos occidentales. Además, muchos estudios en Occidente están patrocinados por grupos de la diáspora Armenia como la Fundación Tavitian, que financia una Dotación Carnegie y es conocida por su postura anti-Azerbaiyana. En contraste, en el lado azerbaiyano, tal investigación es principalmente una actividad patrocinada por el estado, que es percibida negativamente por los académicos occidentales. En los Estados Unidos, hay alrededor de 22 cátedras de estudios Armenios, pero no hay un equivalente para Azerbaiyán. El patrocinio del gobierno de Azerbaiyán se convierte en objeto de ostracismo, y un ejemplo reciente ocurrió en Alemania. La ironía es que muchas de las propias fundaciones de Alemania están patrocinadas en gran parte por el estado, por ejemplo, la Fundación Heinrich Böll, la cual es casa matriz de Tbilisi, Stephan Meister, pidió romper cualquier vínculo académico con Azerbaiyán. Esta posición anti-Azerbaiyana de muchos académicos occidentales puede explicarse en parte por las percepciones críticas de los gobiernos actuales, en parte influenciados por sentimientos Orientalistas (en el sentido Saidiano), anti-islámicos y Turcofobia.

Otro problema es que la historia de la Albania Caucásica sigue estudiándose principalmente a través de fuentes Armenias, ya que los textos basados ​​en el alfabeto albanés desaparecieron por completo durante muchos siglos y solo se redescubrieron hace relativamente poco tiempo en el monasterio del Monte Sinaí de Egipto gracias al erudito georgiano Zaza Alexidze. De hecho, es un fenómeno bastante extraño que los textos religiosos Albaneses no hayan sobrevivido en el sur del Cáucaso, especialmente teniendo en cuenta que, por edicto del Zar de Rusia en 1836, el Católico independiente Albanés con un centro en Gandzasar en Karabaj fue abolido y completamente subordinado al Armenio en Echmiadzin. Ahí radica la confluencia de historia, religión, drama y conspiración.

Como se mencionó, la Albania Caucásica dejó de existir como entidad independiente en el siglo séptimo y cayó bajo el califato Árabe. Después de la conquista Árabe, la mayoría de la población Albanesa se convirtió al Islam. Los que se adhirieron al Cristianismo gradualmente en sinergia con la iglesia armenia, que trató de controlar completamente la iglesia Albanesa y, según los historiadores Azerbaiyanos, destruyó muchos documentos históricos y falsificó otros en un intento de borrar cualquier rastro de una Albania independiente. Los palimpsestos Albaneses manifiestan la evidencia de que los textos religiosos fueron borrados y sobrescritos. Esta no es una teoría de la conspiración; es un hecho probado, y los palimpsestos Albaneses han sido estudiados por varios eruditos, entre ellos Zaza Alexidze, Jost Gippert y Wolfang Schulze, y Timur Maisak. Como señaló Maisak:

“El culto en las iglesias Albanesas se pasó completamente al idioma Armenio y se suprimió el uso de libros litúrgicos no Armenios. Los libros en Albanés Caucásico dejaron de copiarse y el idioma en sí fue olvidado; los manuscritos creados en los siglos V-VII fueron destruidos o bordados, mientras que el texto de sus páginas fue lavado para volver a escribir sobre ellos en otros idiomas”.

El erudito armenio Joseph Orbeli en su investigación, realizada en 1909-1919, mencionó inscripciones Albanesas en el monasterio de Gandzasar, que desaparecieron a lo largo de la historia.

Parece que los Cristianos Albaneses en el entorno Musulmán tenían interacciones estrechas con los Armenios Cristianos, pero intentaron mantener su independencia. La independencia del Católico Albanés en Ganzdasar, ubicada en la región de Karabaj de Azerbaiyán, está confirmada por muchas fuentes medievales. Sin embargo, a lo largo de los siglos, muchos Albaneses fueron Armenizados gradualmente. El académico estadounidense de origen armenio, Ronald Suny, también apoya la opinión de que “los Albaneses de la zona montañosa de Karabaj hasta la histórica Armenia siguieron siendo en gran parte Cristianos y finalmente se fusionaron con los Armenios”. Los políticos imperiales Rusos también sabían de la existencia de Albania: el Príncipe Grigory Potemkin (1739-1791), en su Plan Oriental, concibió la creación de Armenia y Albania como dos entidades vasallas separadas. (Para una investigación interesante sobre este tema, consulte Sean Pollock, Empire by Invitation).

Toda la situación con respecto a la herencia religiosa Albania Caucásica debería ser tratada por historiadores profesionales con conocimiento de los idiomas relevantes y calificaciones académicas. Además, este hecho debe liberarse de los brutales ataques de los nacionalistas de cualquier clase.

“Este artículo fue traducido de Eurasiareview.com y no representa necesariamente el pensamiento o la línea editorial de Infogate”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí