El Gobierno hizo un fuerte llamado a los miembros electos de la Convención Constitucional a “respetar las reglas” de la instancia que fueron establecidas en un acuerdo transversal por el Congreso el 15 de noviembre de 2019, cuando las protestas derivadas del estallido social continuaban por más de tres semanas.

Respondió así a una carta firmada por 34 constituyentes, quienes presentaron una declaración de principios en la que dicen que “el proceso abierto por los pueblos no puede ser limitado a la redacción de una nueva constitución bajo reglas inamovibles”, además de exigir distintas medidas como la liberación de las personas que están presas por delitos cometidos en el marco del estallido social.

En ese contexto, para el Ministro del Interior, Rodrigo Delgado, “esos constituyentes ya se sometieron al acuerdo que quizás a ellos mismos no les gusta. Porque si fueron candidatos a una elección de constituyentes fue gracias a ese acuerdo, en el que se canalizó la demanda ciudadana y se dice ‘paremos con la violencia, sentémonos a conversar, firmemos un marco de acuerdo’”.

Ellos se inscribieron en ese marco, por lo tanto, su sola presencia como constituyentes, valida el acuerdo (…) Yo invitaría a quienes no confíen en esos acuerdos a cambiar las cosas desde adentro, en el marco institucional y pensando en el mejor país que todos queremos”, agregó.

Por su parte, el ministro secretario general de la Presidencia, Juan José Ossa, sostuvo que “el Gobierno respeta plenamente los grados de independencia que tiene la Convención Constitucional. Pero también somos categóricos en el sentido que la reforma constitucional que dio pie a la Convención fija ciertas reglas que deben ser respetadas, no solo porque así las fijó el Congreso, sino porque los chilenos cuando votaron en el Plebiscito y decidieron tener una nueva Constitución, lo hicieron teniendo a la vista esas reglas. Es mas, los candidatos que se presentaron a la Convención y fueron electos, lo fueron bajo esas reglas. En ese sentido nos parece que todos bene respetarlas y confiamos que la inmensa mayoría así lo va a hacer”.

En ese sentido, dijo coincidir en las críticas contra los autores del manifiesto “no sólo con la presidenta del Senado, sino que con la inmensa mayoría de quienes se han expresado en esta materia, entre otros, varios miembros ya electos que van a formar parte de esta Convención Constitucional”.

Consultado sobre algún llamado en particular a los partidos que fueron parte del acuerdo del 15 de noviembre de 2019, en especial ante voces del Partido Socialista que no se cierran a discutir cambios como los 2/3, Ossa reiteró que “cambiar las reglas de la Convención Constitucional es cambiar las reglas que rigieron cuando los chilenos fueron a votar para el Plebiscito; los chilenos decidieron que se proponga un nuevo texto constitucional bajo ciertas reglas. Los candidatos fueron electos bajo esas mismas reglas, en consecuencia, de cara a los chilenos, de todos los que fuimos a votar, lo razonable y esperable es que se cumpla ese encargo que es estudiar y proponer una nueva Constitución mediante las reglas y quórums que señala la Constitución“.

Reglamento, plazos e inicio de la Convención

Por otra parte, el titular de la Segpres afirmó que en el caso de la Convención el Gobierno “tiene que que jugar un rol que es el que está en la reforma constitucional que es entregar el apoyo técnico, administrativo y financiero”, desmintiendo categóricamente “lo que por ahí se ha señalado que el Gobierno pretenda inmiscuirse en el reglamento; eso no es así. El Gobierno no está preparando un reglamento, no lo va a preparar y no puede hacerlo. Cosa distinta es que llamamos a respetar las reglas que están en la reforma constitucional. El llamado a los partidos y a todos los chilenos es respetar las reglas porque fueron esas las que movilizaron a millones de chilenos en las dos votaciones relacionadas al proceso constitucional”.

A su vez, respecto al inicio de las sesiones de le Convención, detalló que “los plazos para que se celebre la primera cesión dependen de que el Tricel termine de calificar la elección. Nosotros esperamos que lo haga alrededor del día martes (15 de junio). El Presidente luego de eso dicta un decreto y creemos que la primera sesión debiese celebrarse la primera semana de julio“.

Finalmente, en lo referente a quién podría encabezar el inicio de la Convención -se ha especulado con la opción del Presidente de la Corte Suprema-, Ossa explicó que “no es algo que nos corresponda a nosotros. Efectivamente existen algunas materias que no fueron incorporadas en la reforma constitucional y que sería bueno que fueran llenadas, pero los actores principales para llenar, para sugerir, para proponer, para acordar cómo se llenan esos vacíos son justamente los miembros de la Convención Constitucional porque, reitero, no le corresponde al Gobierno ir más allá de lo que la reforma constitucional le permite”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí