¿Se le termina la fiesta a China? G7 revela plan para competirle con todo a China

Citar a China por sus prácticas de trabajo forzado es parte de la campaña del presidente estadounidense Joe Biden de persuadir a otros mandatarios democráticos a presentar un frente más unificado para competir económicamente con Beijing.

0
275

CARBIS BAY, Inglaterra (AP) — Los líderes de las economías más grandes del mundo revelaron el sábado un plan de infraestructura para el mundo en desarrollo para competir con las iniciativas globales de China, pero buscaban consenso sobre cómo pronunciarse enérgicamente contra Beijing por cometer violaciones de los derechos humanos.

Citar a China por sus prácticas de trabajo forzado es parte de la campaña del presidente estadounidense Joe Biden de persuadir a otros mandatarios democráticos a presentar un frente más unificado para competir económicamente con Beijing. Pero aunque acordaron trabajar para competir contra China, hubo menos unidad en qué tan adversaria debería ser la postura pública del grupo.

Canadá, el Reino Unido y Francia apoyaron en gran medida la postura de Biden, mientras que Alemania, Italia y la Unión Europea se mostraron más vacilantes durante la primera sesión del sábado de la cumbre del Grupo de los Siete, según dos funcionarios sénior del gobierno de Biden. Los funcionarios que informaron a la prensa no estaban autorizados para hablar públicamente de la reunión privada y lo hicieron bajo condición de anonimato.

El comunicado que sintetiza los compromisos de la reunión se estaba redactando y el contenido no se conocerá hasta su publicación el domingo, cuando termine la cumbre. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron el sábado que creían que China, de alguna manera, podría ser desafiada por sus “políticas no mercantiles y violaciones de los derechos humanos”.

En la imagen, en el sentido de las agujas del reloj, la canciller de Alemania, Angela Merkel (con chaqueta roja); el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson; el presidente de Estados Unidos, Joe Biden; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el primer ministro de Italia, Mario Draghi; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, durante una reunión de la cumbre del G7 en el hotel Carbis Bay, en Carbis Bay, St. Ives, Cornwall, Gran Bretaña, el 11 de junio de 2021. (Kevin Lamarque/Pool via AP)

En su primera cumbre como presidente, Biden se empeñó en buscar tiempo para reuniones personales con los mandatarios, pasando del presidente francés Emmanuel Macron a la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro italiano Mario Draghi, un día después de reunirse con el primer ministro británico Boris Johnson, como si intentara personalmente borrar el recuerdo del caos que su predecesor ocasionaba con frecuencia en estas reuniones.

Macron dijo que la colaboración con Biden era necesaria para una serie de temas y le dijo al presidente estadounidense que “es increíble que un presidente de Estados Unidos sea parte del club y tenga mucha disposición para colaborar”. Las relaciones entre los aliados se tensaron durante los cuatro años de la presidencia de Donald Trump y su política exterior de “Estados Unidos primero”.

Por su parte, Merkel restó importancia a las diferencias sobre China y el gasoducto Nord Stream 2 que transportaría gas natural de Rusia a Alemania, sin pasar por Ucrania.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here