San Ramón: Algo más que tareas pendientes

El sector sur de la Región Metropolitana se ha convertido en caldo de cultivo para la mala política y desde hace años hace noticia por escándalos que tienen al narco muy cerca de las autoridades políticas y a Miguel Ángel Aguilera convertido en su símbolo.

0
457
13 de Mayo de 2021/SANTIAGO Vista de la fachada de la Municipalidad de San Ramón, en cual está tarde personal de la Policía de Investigaciones ingresó al recinto para una entrega voluntaria de documentos por parte de personal del municipio en medio de acusaciones por corrupción. FOTO :CRISTÓBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Este 28 de junio asumieron en todo Chile alcaldes y concejales electos en la última elección municipal de mayo pasado. Salvo en una comuna: San Ramón.

A comienzos de junio el Segundo Tribunal Electoral Metropolitano declaró parcialmente nulas las elecciones de alcaldes y concejales. Un nuevo escándalo golpeaba a la tristemente célebre comuna, que, en los últimos años, se ha convertido en ícono de la “narco-política” chilena tras una serie de acusaciones contra el jefe comunal Miguel Ángel Aguilera y que lo tienen ad portas de una formalización por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, cohecho y lavado de dinero.

resulta inquietante que todos los candidatos presidenciales desde Joaquín Lavín a Daniel Jadue, hayan dedicado palabras en sus campañas para señalar la necesidad de un combate al narco, pero ninguno se ha referido a lo que actualmente sucede con San Ramón y que la tiene sin alcalde y sin concejo municipal.

Este nuevo episodio tiene a los vecinos de San Ramón sin alcalde ni concejales y con la comuna siendo portada de las páginas policiales. El fallo del Tribunal Electoral estableció que loscomicios deberán repetirse en 65 mesas receptoras de sufragios, donde se detectaron una serie de irregularidades denunciadas por el candidato a alcalde Gustavo Toro (DC). Entre otras, la asignación irregular de vocales de mesa, además de lapresencia de personas que asistían el voto instaladas en los locales por el comando de Aguilera.

De las 251 mesas apuntadas en la denuncia, el tribunal logró acreditar anomalías en 65 de ellas. La semana pasada la Fiscalía Metropolitana Sur, informó que el Fiscal Milibor Bugueño encabezará una investigación penal por cohecho electoral respecto de esos comicios, a partir de los antecedentes aportados por el Tricel, donde se agruparán las querellas ya presentadas sobre la materia. Es así como las autoridades de la comuna de San Ramón siguen sorprendiendo a Chile.

El sector sur de la Región Metropolitana se ha convertido en caldo de cultivo para la mala política y desde hace años hace noticia por escándalos que tienen al narco muy cerca de las autoridades políticas y a Miguel Ángel Aguilera convertido en su símbolo.

No obstante, estas líneas no tienen por objetivo enumerar y menos repasar los titulares de prensa escritos en los últimos años sobre este tema. Muy por el contrario, resulta inquietante que todos los candidatos presidenciales desde Joaquín Lavín a Daniel Jadue, hayan dedicado palabras en sus campañas para señalar la necesidad de un combate al narco, pero ninguno se ha referido a lo que actualmente sucede con San Ramón y que la tiene sin alcalde y sin concejo municipal.

Son este tipo de temas los que mueven a los vecinos de los barrios en las zonas populares. Esos a los que hoy día se denomina “clase media”. Esta es una causa que inspira socialmente y es, justamente, un tema donde la política y quienes hacen política no están mirando, llega tarde o simplemente no aborda de buena manera.

El Partido Socialista nunca tuvo un proceso de “criba o filtro” con Aguilera. Cuando estalló el escándalo de la “narco-política” en San Ramón, simplemente lo sacó de sus registros. Lo expulsó y dejó de ser un problema para ellos. Sin embargo, durante años tuvo un rol destacado como encargado del reclutamiento de militantes y luego fue una pieza clave en el “acarreo” para las elecciones internas de dicha colectividad. Se convirtió en el principal caudillo socialista de la zona sur del gran Santiago. Cómo se llevaron los procesos electorales en el PS, teniendo a Miguel Ángel Aguilera como líder y qué clase de militantes logró fidelizar e inscribir en dicha colectividad, son preguntas que ya no se hicieron. Lo verdaderamente importante es saber qué hará la política y qué harán los ciudadanos que defienden la democracia con personas que puedan estar vinculadas al narco.

¿Tendrá la derecha el coraje, convicción o visión para hacer un llamado a todos los sectores políticos, incluyendo al mundo de los independientes, que tan bien les fue en el último proceso electoral chileno, y pedirles a los votantes de San Ramón que acudan a votar por el candidato DC, Gustavo Toro? Único que podría sacar a Aguilera de la alcaldía. Si los principales líderes de la derecha se movilizaron pidiendo votar por Orrego en un tema que pudo denominarse de convicción, ¿verán en este tema algo que lo motive?

Resulta incierto pensar o imaginar que el mundo político, transversalmente, pudiera ponerse de acuerdo para comenzar a pagar una deuda social enorme. Tener a individuos vinculados al narco es un camino sin retorno para nuestro país y la clase política debe hacerse cargo de lo pasa en San Ramón. El surgimiento de este tipo de líderes es una señal que no puede pasarse por alto dos veces. Es un problema serio y sus consecuencias pueden ser dramáticas si la clase política y las elites no se ponen de acuerdo para evitar que estas situaciones se sigan replicando a lo largo de Chile. Frenarlo democráticamente, haciendo política es tarea de todos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí