Murió Donald Rumsfeld, el arquitecto tras las guerras en Irak y Afganistán

Fue jefe del Pentágono en los gobiernos de Gerald Ford y de George W. Bush. Y pese a sus logros, serán los contratiempos en Irak en el ocaso de su carrera los que probablemente marcarán los rasgos más vivos de su legado.

0
201

Donald Rumsfeld, jefe del Pentágono en los gobiernos de Gerald Ford y de George W. Bush y el verdadero arquitecto de las guerras en Irak Afganistán, murió este miércoles a los 88 años de edad.

La historia lo podrá recordar por sus extraordinarios logros durante seis décadas de servicio público, pero quienes lo conocimos mejor (…) recordaremos su inquebrantable amor por su esposa Joyce, su familia y amigos y la integridad de una vida dedicada a su país”, dijeron sus familiares en un comunicado.

La causa de muerte fue un mieloma múltiple, un tipo de cáncer de médula ósea que afecta a las células plasmáticas y que suele aparecer en personas de edad avanzada, dijo un portavoz de la familia, Keith Urbahn, al diario The New York Times.

Rumsfeld dirigió el Pentágono entre 1975 y 1977, con el republicano Gerald Ford como presidente, y de nuevo entre 2001 y 2006, cuando Bush estaba en el poder. En ese segundo periodo, supervisó la invasión de Afganistán en 2001, que dio comienzo a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos, y después la de Irak en 2003.

El ex mandatario George W. Bush expresó este miércoles su dolor por la muerte de Rumsfeld, a quien recordó como “un hombre de inteligencia, integridad y energía casi inagotable”, que “nunca palideció ante decisiones difíciles”, agregando que “Estados Unidos es más seguro” gracias a Donald Rumsfeld. “Estamos de luto por un funcionario ejemplar, un hombre muy bueno”, afirmó.

Rumsfeld es la única persona que ha sido dos veces jefe del Pentágono. La primera vez, en 1975-77, fue el más joven de la historia. La segunda vez, entre 2001 y 2006, fue el más veterano.

En 1988 se presentó brevemente a la candidatura presidencial por el Partido Republicano, un fracaso que él mismo describió como una humillación para un hombre acostumbrado a triunfar en los niveles más altos del gobierno, incluyendo los periodos de jefe de gabinete de la Casa Blanca, embajador de Estados Unidos y miembro del Congreso.

A pesar de todos los logros de Rumsfeld, fueron los contratiempos en Irak en el ocaso de su carrera los que probablemente marcarán los rasgos más vivos de su legado.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí