O’Higgins el republicano

En la época del proceso libertario americano, si bien nadie discutía la necesidad absoluta de independencia, no ocurría lo mismo en cuanto a la forma de gobierno que deberían adoptar los nuevos países.

0
266

En los tiempos actuales es fácil hablar del concepto de República, ya que es la forma de gobierno que la mayoría de los países del mundo han adoptado, en la que el cargo de jefe del Estado está en manos de un presidente temporal que se elige por votación.

En la época del proceso libertario americano, si bien nadie discutía la necesidad absoluta de independencia, no ocurría lo mismo en cuanto a la forma de gobierno que deberían adoptar los nuevos países.

Un grupo de connotados libertadores pensaba que era necesario establecer monarquías constitucionales, sobre la base de algún príncipe de las casas reales imperantes en Europa, o en su defecto, de algún patriota al que se le entregara dicha potestad.

Recordemos dos ejemplos de lo anterior; el Imperio Mexicano creado en 1821 y el Imperio Brasilero surgido en 1822, asumiendo en el primero el patriota Agustín I y en el segundo el príncipe de la Casa Braganza de Portugal Pedro I.

Entre lo connotados patriotas que buscaban imponer una monarquía constitucional, a los que por cierto América les debe un eterno agradecimiento, se encontraban según el historiador Benjamín Vicuña Mackenna; Manuel Belgrano, José de San Martín, Simón Bolívar y Bernardino Rivadavia.

En contraposición, Bernardo O’Higgins, Director Supremo de Chile, se oponía tenazmente a lo anterior, su visión única en dicho sentido era que se conformaran en todos los países liberados repúblicas, adoptando el régimen democrático inherente a dicha forma de gobierno.

Su claro pensamiento al respecto queda en evidencia en una carta dirigida al destacado Gaspar Marín, al mencionarle; “… si los creadores de la revolución se propusieran hacer libre y feliz a su suelo, esto solo se logra bajo un gobierno republicano y no por la variación de monarquías distintas…”.

Pareciera que O’Higgins no estaba tan errado en su pensamiento, si consideramos que en la actualidad de 201 países del mundo, 176 son repúblicas y solo 25 monarquías.

***Antonio Yakcich Furche es el presidente del Instituto O’Higginiano de Rancagua.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí