Escándalo de corrupción en El Vaticano: Cardenal Angelo Becciu y 10 funcionarios acusados de delitos financieros, extorsión y abuso de poder

Becciu junto a las 10 personas están acusadas de delitos financieros que incluyen malversación de fondos, lavado de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

0
355

CIUDAD DEL VATICANO, 3 de julio (Reuters) – El cardenal italiano Angelo Becciu fue una de las 10 personas enviadas a juicio en El Vaticano este sábado acusadas de delitos financieros que incluyen malversación de fondos, lavado de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

El cardenal Angelo Becciu, ex alto funcionario de la administración del Vaticano, así como dos altos funcionarios de la Unidad de Inteligencia Financiera del Vaticano serán juzgados el 27 de julio por un escándalo multimillonario que involucra la compra del Vaticano de un edificio en uno de los barrios de Londres. distritos más inteligentes.

El juicio traerá inevitablemente un remolino de interés mediático a la pequeña ciudad-estado rodeada por Roma, y ​​parece subrayar la determinación del Papa Francisco de curar la podredumbre en las finanzas del Vaticano, incluso si involucra audiencias públicas desordenadas.

Becciu, de 73 años, a quien el Papa despidió de su alto cargo de clérigo el año pasado por presunto nepotismo, y que siempre ha mantenido su inocencia durante una investigación de dos años, se convierte en el funcionario del Vaticano de mayor rango en ser acusado de delitos financieros.

En 2014, la Secretaría de Estado invirtió más de 200 millones de euros, gran parte de los aportes de los fieles, en un fondo gestionado por Mincione, que asegura alrededor del 45% de un edificio comercial y residencial en 60 Sloane Avenue en el distrito de South Kensington de Londres.

El Papa dio personalmente la aprobación requerida la semana pasada para que Becciu sea procesado, según una solicitud de acusación de 487 páginas vista por Reuters. El Vaticano anunció las acusaciones en un comunicado de dos páginas.

Los cargos contra Becciu incluyen malversación de fondos y abuso de poder. Una mujer italiana que trabajaba para él fue acusada de malversación y el exsecretario del cardenal, un sacerdote, fue acusado de extorsión.

Cardenal italiano Angelo Becciu: Los cargos contra Becciu incluyen malversación de fondos y abuso de poder. (Foto de septiembre 25, 2020. REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

Becciu dijo en un comunicado que fue víctima de una “maquinación” y reafirmó su “absoluta inocencia”.

Dos corredores italianos, Gianluigi Torzi y Raffaele Mincione, fueron acusados ​​de malversación, fraude y lavado de dinero. Torzi, contra quien los magistrados italianos emitieron una orden de arresto en abril, también fue acusado de extorsión.

No hubo una respuesta inmediata a los intentos de comunicarse con sus abogados, pero ambos hombres han negado sistemáticamente haber actuado mal.

Cuatro empresas asociadas con acusados ​​individuales, dos en Suiza, una en Estados Unidos y una en Eslovenia, también fueron acusadas, según el documento.

La investigación sobre la compra del edificio se hizo pública el 1 de octubre de 2019, cuando la policía del Vaticano allanó las oficinas de la Secretaría de Estado, el corazón administrativo de la Iglesia Católica y las de la Autoridad de Información Financiera (AIF) del Vaticano.

El entonces presidente de la AIF, Rene Bruelhart, un suizo de 48 años, y el exdirector italiano de la AIF, Tommaso Di Ruzza, de 46 años, fueron acusados ​​de abuso de poder por presuntamente no proteger adecuadamente los intereses del Vaticano y darle a Torzi lo que la solicitud de acusación se calificó de “ventaja indebida”.

Di Ruzza también fue acusado de malversación de fondos relacionada con el presunto uso inapropiado de su tarjeta de crédito oficial y de divulgación de información confidencial.

Bruelhart dijo en un mensaje de texto que “siempre había cumplido mis funciones y deberes con corrección” y que “surgirá la verdad sobre mi inocencia”.

Di Ruzza no respondió de inmediato a un correo de voz solicitando comentarios.

En 2014, la Secretaría de Estado invirtió más de 200 millones de euros, gran parte de los aportes de los fieles, en un fondo gestionado por Mincione, que asegura alrededor del 45% de un edificio comercial y residencial en 60 Sloane Avenue en el distrito de South Kensington de Londres.

La solicitud de acusación decía que Mincione había intentado engañar al Vaticano, que en 2018 intentó poner fin a la relación.

Recurrió a Torzi en busca de ayuda para comprar el resto del edificio, pero luego lo acusó de extorsión.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí