El lamentable show de Provoste y Unidad Constituyente: “Estas operaciones son parte de la vieja política”

Son 3 meses de "campaña sin campaña" de la senadora DC, en los que hundió la precandidatura de Ximena Rincón, torpedeó las primarias de Unidad Constituyente, mantiene en ascuas la anodina candidatura de Paula Narváez, y redujo las escasas opciones de su alianza al mínimo.

0
386

Han sido tres meses desde que Yasna Provoste irrumpió de lleno en el escenario electoral chileno. Tres meses de “campaña sin campaña“, tiempo en el que su supuesta indefinición hundió la precandidatura de su correligionaria Ximena Rincón, torpedeó (¿sin querer?) las primarias de Unidad Constituyente, mantiene en ascuas la anodina candidatura de la PS Paula Narváez, y tiene en una cada vez más inaguantable indefinición a los militantes de la alguna vez todopoderosa Concertación, hoy devenida en una cada vez más impotente mescolanza de partidos.

El espectáculo ofrecido por los partidos que gobernaron el país durante más de 20 años ha sido triste. Las peleas internas, amenazas y boicots han llevado a tener dos candidatos que en las encuestas y la percepción popular ya no consiguieron despegar: la de la socialista Narváez, que pese a su designación “a dedo” por Michelle Bachelet se ha hundido en la intrascendencia, y la del radical Carlos Maldonado, por lejos la de postura más honesta al interior del seudo conglomerado. Fue el único dispuesto realmente a enfrentar primarias internas y, ante el triste show de sus “aliados”, hizo patente su intención de llegar “hasta el final” con su postulación, pero sin dejar de hacer permanentes llamados a sus socios de llegar a un acuerdo para llevar un candidato único, electo eso si popularmente y no detrás de cuatro paredes, en la así llamada “cocina política”.

Provoste se hizo querer. Hacía campaña sin ser formalmente la candidata, apoyándose en la sensación de que sería la única capaz de detener el aparentemente indetenible crecimiento de la izquierda y los grupos más radicales -con una derecha en esos momentos inmersa en una total anomia-, para dar estabilidad al país de cara a los nuevos procesos políticos. La debacle de los partidos tradicionales en las elecciones de constituyentes, municipales y gobernadores, hizo crecer aún más la sensación de urgencia, instalada definitivamente con el patético show de Unidad Constituyente y sus fracasadas primarias.

Pero su imagen de salvadora sufrió un golpe inesperado y durísimo este fin de semana, cuando en las primarias de Apruebo Dignidad y Chile Vamos triunfaron inesperadamente (por el resultado en sí y el apoyo logrado) las opciones de Gabriel Boric y Sebastián Sichel, justamente quienes pueden entrar a disputar los votos de Unidad hacia su izquierda y centro, respectivamente.

Los movimientos no tardaron en producirse. Mientras distintas bancadas esperan el pronunciamiento de Provoste, otros buscan que Paula Narváez ceda y baje su campaña para concentrar las opciones de voto. Parlamentarios del PPD supuestamente adictos por decisión partidaria a la candidatura de Narváez, se “dieron la chaqueta” y apoyaron públicamente a la senadora DC, gesto ácidamente criticado por por Carlos Maldonado, quien sostuvo que “estas operaciones políticas como de algunos parlamentarios del PPD que aparecen apoyando a Yasna Provoste antes que ella misma declare si va a ser candidata o no, yo creo que son parte de la vieja política, lo que aleja justamente a la gente de la política y parte de los errores que ha cometido la centroizquierda este año, como cuando no pactamos primarias legales”. De todas formas afirmó que igualmente esperará “hasta el último minuto” de este viernes para ver si Unidad Constituyente realiza o no una primaria convencional con voto electrónico en agosto próximo.

Pero anoche, su correligionaria, la diputada Marcela Hernando, fue mucho más brutal en sus apreciaciones, al cuestionar en el programa Aquí Se Debate de CNN Chile, las opciones de su sector para llegar a noviembre. “Nuestra coalición no tiene ninguna posibilidad en las condiciones que nos encontramos hoy día”, planteando derechamente la opción de que sin primarias y con pocas opciones, su conglomerado opte por apoyar al candidato de Apruebo Dignidad.

“La cantidad de votos que hoy día tiene de respaldo la coalición que está apoyando a Boric, es realmente bastante difícil de equiparar”, acotó.

Proclamación de Provoste, ¿fin de la historia?

Este viernes esta programado para las 13.10 horas el acto en el cual se espera que la presidenta del Senado lance finalmente, de forma oficial, su aspiración presidencial, en la Plaza Ambrosio O’Higgins, conocida como Plaza de Armas de Vallenar, precisamente la ciudad natal de Provoste.

En la Unidad Constituyente llevan semanas insistiendo en una definición de Provoste, la cual se tornó aún más necesaria tras los resultados de las primarias presidenciales legales del domingo, que tuvieron una participación histórica y de las que el referido bloque no participó.

De momento, no se conoce si en la actividad la senadora también se referirá a las demandas de los partidos Radical y Socialista para que lleven a cabo una consulta ciudadana a fin de definir a la carta única de la coalición, que debiera salir entre Paula Narváez (carta del PS, PPD, PL y Nuevo Trato) Carlos Maldonado del Partido Radical y posiblemente Provoste (con el apoyo DC y fuertes bases partidarias de las otras tiendas politicas).

Desde la DC dijeron que esta semana “tiene que quedar definido un mecanismo de determinación” de una candidatura presidencial única de la Unidad Constituyente, porque “ya no hay más tiempo“. No obstante, voces como Jorge Pizarro, vicepresidente del Senado y cercano a Provoste, planteó que si, por ejemplo, persiste la opción de una primaria online, desistiendo así de ir a las urnas, lo mejor para ellos sería ir directamente a la primera vuelta de noviembre.

Con todo, el bloque tiene como plazo fatal el 23 de agosto, fecha límite para la inscripción de las candidaturas presidenciales.

¿Y la presidencia del Senado?

Polémica aparte ha sido el que Provoste mantenga eventualmente la presidencia del Senado una vez que confirme su candidatura presidencial. De hecho, el que estuviera en campaña sin hacer campaña estos últimos meses le trajo una serie de críticas de corte ético, en cuanto a un supuesto aprovechamiento del cargo.

A principios de esta semana, de hecho, el vocero de Gobierno, Jaime Bellolio señaló “que si ella decide ser candidata a presidenta, puede ser incompatible con las labores de la presidencia (del Senado) por la cantidad de tiempo que requiera. Pero eso es algo que por supuesto tiene que ver ella, y en eso no pretendo ni darle consejo ni inmiscuirme en esa decisión”.

En los tiempos políticos que vive el país, se ha hecho hincapié desde diversos sectores, que las obligaciones de presidir la mesa del Senado no se condicen con los tiempos y obligaciones que se manejan en una candidatura a la Presidencia del país.

No es ilegal, pero no es transparente que mantenga un cargo respecto del cual se le puede acusar de aprovechamiento. Es su decisión“, señaló un parlamentario de Chile Vamos fuera de micrófonos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí