Pedro Castillo juró como nuevo Presidente de Perú: No gobernará desde el Palacio Pizarro para “romper con los simbolismos coloniales”

El nuevo Mandatario del vecino país anunció en primer discurso oficial el envío de un proyecto para establecer una Asamblea Constituyente, obligar a los jóvenes que no estudian ni trabajan a efectuar el servicio militar y comprometer a las FF.AA. en amplios planes de obras públicas.

0
278

Pedro Castillo juró este miércoles como nuevo presidente de Perú en presencia del rey de España, un enviado de la Casa Blanca y varios mandatarios latinoamericanos, en coincidencia con el bicentenario de la Independencia del vecino país.

La nueva jefa del Congreso, la opositora María del Carmen Alva, le tomó el juramento al nuevo mandatario en una breve ceremonia. Según dispuso el protocolo, Castillo debió esperar en el Palacio de Torre Tagle, la sede de la cancillería, a una delegación parlamentaria que lo condujo hasta el Congreso, un recorrido de cuatro cuadras que puede hacerse a pie o en vehículo.

“Juro por Dios, por mi familia, por mis hermanas y hermanos peruanos, campesinos, pueblos originarios, ronderos, pescadores, docentes, profesionales, niños, jóvenes y mujeres, que ejerceré el cargo de presidente de la República por el periodo 2021-2016. Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución”, afirmó el flamante Jefe de Estado.

Tras ser juramentado, el nuevo Mandatario pronunció su discurso inaugural, en el que prometió que no iba a estatizar la economía ni a expropiar la propiedad privada. Además, prometió que presentará ante el Congreso el proyecto para una Asamblea Constituyente.

Asimismo, anunció que no gobernará desde la Casa de Pizarro (el tradicional palacio presidencial del vecino país), porque consideró que se deben romper con los “símbolos coloniales”.

“No gobernaré desde la Casa de Pizarro, porque tenemos que romper con los símbolos coloniales, para acabar con las ataduras de la dominación que se han mantenido por tantos años“, indicó, añadiendo que será otorgada al nuevo Ministerio de las Culturas para que se convierta en un museo.

Por otra parte, el Mandatario dijo que Perú no puede estar “condenado a seguir prisionero de esta Constitución” de 1993, anunciando que “que presentaremos ante el Congreso un proyecto ley para reformarla que, tras ser debatido por el Parlamento, esperamos que sea aprobado y luego ser sometido a referéndum popular”.

Y en otros polémicos anuncios, Castillo anunció que los jóvenes “que no estudian ni trabajan” deberán acudir al servicio militar, anticipando además que el personal técnico y, en general, todo el personal disponible de las Fuerzas Armadas, participará en la ejecución de proyectos de desarrollo, como caminos, obras de ingeniería, represas, entre otros.

Tres días de ceremonias

En total serán tres los días durante los cuales se extenderá la instalación del nuevo gobierno peruano, que tiene por objetivos primarios superar la pandemia del COVID, reactivar la economía y acabar con las convulsiones políticas que llevaron al país a tener tres presidentes en noviembre de 2020, y un total de cuatro en el último quinquenio.

A la juramentación de Castillo asistieron los presidentes de Argentina, Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador, los vicepresidentes de Brasil y Uruguay, así como el enviado del presidente estadounidense Joe Biden, el secretario de Educación, Miguel Cardona. También estuvo entre los invitados el ex mandatario boliviano Evo Morales.

Si bien en principio se tenía programado tomar juramento al gabinete presidencial durante la tarde de este miércoles, a primera hora de esta jornada ni un solo nombre había sido confirmado para encabezar los ministerios, luego de lo cual se anunció la postergación de la ceremonia para el próximo viernes 30. Asimismo, el juramento del presidente del Consejo de Ministros, cuyo nombre hasta este momento tampoco ha sido confirmado, se efectuará mañana jueves 29 en la ciudad de Ayacucho, actividad a la cual han confirmado su presencia los presidentes de Chile y Argentina, además del exmandatario boliviano.

Castillo, quien siempre luce un sombrero blanco de copa alta típico de los campesinos de Cajamarca, es católico y contrario al aborto y las uniones entre personas del mismo sexo. Ganó notoriedad en 2017 al encabezar una huelga del magisterio.

En el balotaje del 6 de junio cosechó el mayor apoyo en las provincias y se impuso con el 50,12% de los votos sobre la derechista Keiko Fujimori.

Castillo es “el primer presidente pobre del Perú”, dijo a la AFP el analista Hugo Otero, destacando que su mayor reto será “no defraudar a la gente que necesita respuestas rápidas” ante la crisis económica y la pandemia.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí