Diez razones por las que los Armenios de Karabaj no necesitan un estatus especial

Por: Dr. Farid Shafiyev. AMBASSADOR, CHAIRMAN OF THE CENTER OF ANALYSIS OF INTERNATIONAL RELATIONS (AIR CENTER).

Como resultado de la guerra de cuarenta y cuatro días en el otoño de 2020, Azerbaiyán liberó sus territorios que habían estado bajo ocupación armenia durante treinta años. Después de la guerra, Azerbaiyán ofreció un tratado de paz a Armenia y declaró que estaba listo para negociar las disposiciones basadas en la integridad territorial de los dos estados. Mientras tanto, el primer ministro armenio Nikol Pashinyan, que ganó las elecciones parlamentarias de su país el 19 de junio, ha declarado que el estatus de la ex Nagorno-Karabaj es un tema importante para lograr el acuerdo de paz final entre las partes. La parte armenia sigue exigiendo el derecho a la autodeterminación de los armenios que viven en Azerbaiyán, un problema que ha provocado dos guerras y ha llevado a la ocupación del territorio azerbaiyano reconocido internacionalmente entre 1993 y 2020. El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, por otro lado, declaró que los armenios que son ciudadanos de Azerbaiyán no recibirán un estatus especial.

Hay diez razones por las que los armenios que viven en la región de Karabaj de Azerbaiyán no tienen derecho a un estatus político especial.

Primero, el movimiento nacionalista armenio comenzó en 1988 en el Óblast Autónomo de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán (NKAO) con el lema miatsum, que en armenio significa “unificación”. Por lo tanto, es un proyecto irredentista para expandir el territorio armenio, en lugar de buscar la autodeterminación.

En segundo lugar, la autonomía de la región, que fue otorgada por las autoridades soviéticas a la ex Nagorno-Karabaj el 7 de julio de 1923, fue otorgada a todos; no solo a los Armenios que viven en la región, sino también a los Azerbaiyanos. Vale la pena mencionar que, históricamente, Karabaj fue una unidad única que comprende una parte montañosa y una región de tierras bajas. El antiguo Nagorno-Karabaj fue una creación soviética artificial para convertir a los armenios en mayoría en la unidad administrativa comunista recién creada. El 20 de febrero de 1988, los Diputados Armenios del antiguo Consejo Nacional de Nagorno-Karabaj votaron a favor de unificar esa región con Armenia en contra de las leyes azerbaiyanas y soviéticas. Este movimiento fue ilegal desde el punto de vista de la legislación soviética.

En tercer lugar, Bakú actuó pacientemente según las demandas de los armenios que vivían en Karabaj entre los años 1988-1991, promoviendo programas socioeconómicos a pesar de que, en promedio, los Armenios de Karabaj tenían mejores niveles de vida que los azerbaiyanos en otros lugares. Moscú creó una administración especial en Nagorno-Karabaj, pero los nacionalistas armenios continuaron promoviendo una agenda irredentista de unificación con Armenia. El 1 de diciembre de 1989, el Parlamento soviético de Armenia adoptó una decisión ilegal para unir a la NKAO con Armenia: esta decisión fue anulada por la Asamblea Suprema soviética.

En cuarto lugar, cuando los armenios iniciaron un ataque contra la población civil, el 26 de noviembre de 1991 el parlamento azerbaiyano abolió el estatus autónomo de la antigua Nagorno-Karabaj. Por lo tanto, de acuerdo con la constitución y las leyes de Azerbaiyán, no existe una región como la Región Autónoma de Nagorno-Karabaj. La integridad territorial de Azerbaiyán fue reconocida por la comunidad internacional y reconfirmada por cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobadas en 1993 en respuesta a la ocupación de territorios azerbaiyanos.

En quinto lugar, contrariamente a las afirmaciones Armenias, según la Constitución soviética, sólo quince repúblicas soviéticas tenían derecho a la autodeterminación. Nagorno-Karabaj, por otro lado, no tenía derecho constitucional a separarse de Azerbaiyán. La parte Armenia argumentó que la llamada proclamación de independencia de Nagorno-Karabaj se ejerció de conformidad con la ley de la URSS del 3 de abril de 1990 “Sobre los procedimientos para resolver cuestiones relacionadas con la secesión de las repúblicas de la Unión de la URSS”. De acuerdo con esta ley, durante el inicio del proceso de sucesión por una república soviética, cualquier entidad autónoma también tiene derecho a hacer su elección independiente para permanecer en la Unión Soviética o salir de ella. Sin embargo, Azerbaiyán, al igual que Armenia y otras repúblicas soviéticas, abandonó la Unión Soviética sobre la base de los Acuerdos de Belovezha después del colapso de la URSS el 8 de diciembre de 1991. Por lo tanto, no se puede citar la ley antes mencionada, de fecha 3 de abril de 1990, ya que ni Azerbaiyán ni Armenia utilizaron esta ley para separarse de la URSS.

En sexto lugar, el derecho internacional no concede el derecho de autodeterminación a ningún grupo de personas determinado. Existe un conjunto de condiciones que determinan si este derecho es aplicable y, contrariamente a la suposición de los nacionalistas Armenios, los armenios de Karabaj no se ajustan a la definición de “pueblo” a los efectos de la libre determinación. También vale la pena mencionar aquí que la expulsión de 700.000 azerbaiyanos y la destrucción total de la infraestructura y el patrimonio cultural también socavan cualquier base moral para una supuesta autodeterminación armenia. Además, el 16 de junio de 2015, la Corte Europea de Derechos Humanos emitió su sentencia en Chiragov y otros c. Armenia, encontrando que Armenia había controlado efectivamente los territorios ocupados por Azerbaiyán.

Séptimo, cuando la decisión de los armenios residentes en Karabaj de separarse ilegalmente no fue aprobada por Bakú, intentaron llevar a cabo este acto mediante una operación armada. Este ataque armado provocó la muerte de 30.000 personas en la primera guerra, con 4.000 desaparecidos. En la segunda guerra, unas 5.000 personas de Armenia y 2.906 personas de Azerbaiyán perdieron la vida. El Acta Final de Helsinki y otras disposiciones pertinentes del derecho internacional estipulan una separación pacífica con el consentimiento del gobierno central, lo que no es el caso del movimiento armado irredentista armenio.

En octavo lugar, tras la firma del acuerdo de alto el fuego en 1994, se inició un proceso de negociación diplomática entre las partes con la mediación del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Azerbaiyán ofreció el estatus de autonomía a cambio de la retirada de las tropas armenias en la región de la antigua Nagorno-Karabaj y sus alrededores. Sin embargo, Armenia no aceptó esto y, en marzo / abril de 2020, esencialmente abandonó los Principios de Madrid elaborados bajo los auspicios de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, un factor que ayudó a conducir a la guerra de 2020.

Noveno, según las últimas cifras, en Karabaj viven entre 20.000 y 25.000 armenios. Esto corresponde al 0,2 por ciento de los diez millones de habitantes de Azerbaiyán. Por lo tanto, la población de otros grupos étnicos que viven en Azerbaiyán es mucho más alta que la cantidad de armenios. Todos pueden ejercer libremente sus derechos culturales y religiosos como ciudadanos de Azerbaiyán.

Décimo, las minorías armenias también viven en los países vecinos y, hasta ahora, ninguna de ellas ha recibido un estatus político especial. Sin embargo, ejercen sus derechos religiosos y culturales. Los azerbaiyanos que residen en países vecinos también viven de la misma manera. El presidente Ilham Aliyev, en una de sus entrevistas, dio el ejemplo de azerbaiyanos y armenios que viven juntos en Georgia y Rusia, lo que significa que esto podría ser una posibilidad real también en Azerbaiyán.

Aparentemente, el objetivo de quienes quieren un estatus especial para los armenios en Azerbaiyán no es resolver el problema, sino profundizarlo, e incluso crear nuevas áreas de intervención en el futuro, otorgando un estatus especial e incluso actuando como su garante.

Hoy, después de la guerra, existe una oportunidad real de alcanzar una solución de seguridad duradera basada en el respeto mutuo de la integridad territorial y los derechos de las minorías de los dos países. Ésta es la única visión pacífica posible del futuro.

https://nationalinterest.org/blog/buzz/ten-reasons-why-karabakh%E2%80%99s-armenians-don%E2%80%99t-need-special-status-190628

Texto traducido desde: https://aircenter.az/en/single/ten-reasons-why-karabakhs-armenians-dont-need-special-status-751

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí