Como entender a O’Higgins

Los vaivenes de la Patria Vieja con sus triunfos y fracasos, terminarían por formar su carácter, adquiriendo una resiliencia proverbial, la que lo empujaba a levantarse una y mil veces, para continuar el camino hacia la libertad de su Patria.

0
231

En el Nuevo Testamento, Mateo 7:15-20, hay una cita que dice; “por sus frutos los conoceréis”, el que es aplicable a un sin número de hombres públicos a lo largo de la historia de la humanidad y por supuesto a Bernardo O’Higgins.

Nuestro prócer dejó como testimonio, tanto su constante lucha en el campo de batalla en contra de las fuerzas realistas, como sus obras como gobernante, entre las que destacan el haber organizado la República que hoy disfrutamos y proclamado su Independencia.

Pero asumir lo anterior no es suficiente para entender al hombre, ya que hacerlo va más allá que el simple hecho de conocer su legado.

La personalidad del héroe de Rancagua, se forjó inicialmente a lo largo de sus años de niñez, al  ser separado del lado de su madre para ser criado en sus primeros años por una familia chillaneja y luego, trasladado a Talca por orden de su padre, crecer en otra que pese a su cariño, no reemplazaba a la propia.

Si queremos conocerlo realmente, debemos entender que su adolescencia y juventud también estuvo marcada por la lejanía del hogar y por tanto, influenciada por la oculta tristeza de la usencia, al vivir en Lima, Cádiz, Londres y Richmond, sin ningún contacto con su familia sanguínea.

Fue por tanto la soledad, el primer componente de la personalidad que luego mostraría en su accionar público.

Sumado a lo anterior, la cultura firmemente adquirida en Chile, Perú y Europa, le permitiría contar con una personalidad que lucía como tributo a su entorno, el dominio de varios idiomas, de la pintura y de la música, entre otros factores.

Los vaivenes de la Patria Vieja con sus triunfos y fracasos, terminarían por formar su carácter, adquiriendo una resiliencia proverbial, la que lo empujaba a levantarse una y mil veces, para continuar el camino hacia la libertad de su Patria.

Bernardo, el genial chillanejo que nos legó no solo sus obras, sino además su impronta como persona, con el paso del tiempo se ha convertido en un referente para todo aquel que como él, ama profundamente a este terruño.

**Antonio Yakcich Furche, presidente del Instituto O’Higginiano de Rancagua.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí