Lobos marinos de Buin Zoo reciben donación de Jurel para alimentación premium

0
217

Buin Marino, el sector que cuida a los animales del mar dentro del zoológico, recibió durante julio una tonelada de jurel del total de seis que Orizon comprometió por un período de seis meses, con el objetivo de ayudar a los lobos marinos Kevin y Maya.

Más de 200 kilos de pescado al día es lo que consumen, en promedio, Kevin y Maya, los queridos lobos marinos de Buin Marino, en el reconocido zoológico Buin Zoo. Ellos, como muchos otros integrantes de la familia animal del recinto, se han visto afectados fuertemente por las consecuencias económicas de la pandemia. Por lo mismo, con el objetivo de contribuir con su alimentación, Orizon realizó la donación de 6 toneladas de jurel -una por cada mes durante el segundo semestre- para que estos animales tengan asegurada una comida saludable y de primera calidad. Esto equivale a más de 17.000 pescados que permitirán mantener su dieta óptima.

Los lobos marinos están acostumbrados a cazar en su hábitat natural, por lo que su alimentación es muy exigente. Y lo es aún más cuando son casos de animales rescatados, como ocurre con Kevin, quien es parte del programa de rehabilitación que impulsa el Buin Marino a través de la Fundación MundoMar. El proyecto busca colaborar en la rehabilitación de la fauna marina, atendiendo casos que llegan a la costa heridos o desnutridos. Por esto, los alimentos que consumen inciden directamente en la recuperación de dichos animales.

“En promedio, los lobos marinos de Buin Marino consumen 3 toneladas de alimento mensualmente. Si a esto le sumamos que recibimos ejemplares para rehabilitación, es un alimento de calidad que se vuelve sumamente importante. En esa línea, estamos seguros de que el jurel aportado por Orizon permitirá seguir ofreciendo la mejor calidad para nuestros lobos y una tremenda recuperación para aquellos que llegan a rehabilitación, aportándoles múltiples beneficios”, aseguró Isabel Hernández, Presidenta de Fundación MundoMar.

En ese sentido, el jurel es rico en Omega-3, además de ser una gran fuente de proteínas, hierro y calcio, entre otras propiedades. “Sabemos que para los lobos marinos es de gran importancia la calidad de los alimentos, puesto que ellos están acostumbrados a cazar lo mejor en sus ecosistemas. Creemos que hay que cuidar y apoyar a animales como Kevin y Maya, y a los espacios como Buin Marino que los acogen, sobre todo en tiempos difíciles, pues son claves para acercar el océano a las futuras generaciones”, subrayó Cristián Larraín, gerente Comercial y Sostenibilidad de Orizon.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí