Conoce Pichilemu: un paraíso en las costas de Chile

0
383

Localizadas a 126 Km al sudoeste de San Fernando, las costas de Pichilemu no solo son populares por su atractiva y particular serenidad, sino también por las extraordinarias condiciones ambientales que permiten practicar uno de los deportes acuáticos más adrenalínicos en el mundo, el surf.

Ofreciendo hermosas vistas que comienzan en el mar y abrazan toda la cordillera, en los últimos años el pacífico pero imponente destino vacacional ha ganado gran popularidad, en donde haciendo honor a su nombre gracias a la calidad de sus olas, es mundialmente conocida como Pichilemu, la capital mundial del surf.

Sabiendo encantar a aquellos que lo visitan y en especial a los apasionados del Surf, Pichilemu aglomera el mayor y más atractivo paquete turístico vinculado a las actividades deportivas en el mar, lo cual se debe a sus extensas costas, peñascos y despeñaderos.

Una de las bahías que más atracción genera entre los turistas es la zona de Punta de Lobos, la cual seduce y cautiva cada día a gran cantidad de surfistas, tanto locales como extranjeros, quienes se aventuran a explorar y practicar surf en los bravos puntos de ruptura de sus gélidas aguas.

A decir verdad, debido a las particularidades de estas, anualmente se llevan a cabo competencias deportivas con participación y peso mundial. Es por ello, y con justa razón por lo que Pichilemu se encuentra catalogado como la capital mundial del surf.  

En cuanto a la estadía, el destino ofrece cómodos y asequibles complejos de cabañas en Pichilemu, entre ellos, Morros del Pacífico, el cual se localiza a pocos metros del mar sobre la costa que arriba a Punta de Lobos, en el interior del centro comercial La Quilla, más conocido como STRIP CENTER.

Por lo que, además de contar con una excelente ubicación, la misma ofrece todo los servicios y equipamientos necesarios para pasar unas vacaciones, un fin de semana o simplemente una reunión con amigos inolvidables. Como por ejemplo, sistema de televisión satelital, red WI-FI y quincho cubierto, permitiendo de esa manera disfrutar plenamente del mar, y estar en contacto con la naturaleza tan característica del lugar.

Entre otras cosas, además del surf en sus paradisíacas costas también se llevan a cabo diversos deportes acuáticos, como el kitesurf, windsurf o vela, y siendo cada vez más frecuente la pesca con mosca en los periodos más fríos. Espectáculos que se pueden equilibrar con tradicionales paseos en góndolas a caballo, o caminatas por los mercados de artesanías que aderezan y componen los caminos de la ciudad.

Sin embargo, no solo hay costas y olas perfectas. El destino cuenta también con una serie de sitios históricos y atractivos turísticos por conocer. Como el Monumento Nacional Parque Agustín Ross, y el Centro Cultural Agustín Ross, el cual es en mayor medida una reproducción del Torreón de caza del Palacio de Versalles, y el Bosque Municipal, con sus 6 hectáreas de espesa flora, repleta de pinos y eucaliptos envuelto por palmeras. 

Para los apasionados del sol que estén en Pichilemu, se encuentra La Puntilla o Terrazas, más conocida como la playa principal. Al igual que, El Infiernillo, una bahía de arena color negra e impresionantes riscos que ofrecen los más fascinantes atardeceres. Y como bien se mencionó, Punta de Lobos con acantilados que rondan los 25 m de elevación, permite observar, además de hermosos lobos marinos, las olas más grandes que se podrían hallar en todas sus costas. 

Es por todo ello, que la capital mundial de surf, es un destino excelente, en donde, gracias a su crecimiento en el sector turístico, proporciona una gran variedad y propuestas de calidad, bien sea, en su estadía, campamentos, paradores, cabañas turísticas y restaurantes sin importar la temporada en el año. Asimismo, proporciona vistas nocturnas para todos los integrantes de la familia, convirtiéndolo en un destino repleto de encanto que fusiona el bosque, el océano y la buena comida.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí