Martorell y el fantasma de la querella en su contra por la polémica licitación de cámaras para Carabineros que le pone luz amarilla a Sichel

La querella de la empresa Pegasus en contra de la ya exsubsecretaria de Prevención del Delito, por presunta corrupción en la licitación para adquirir cámaras corporales para Carabineros, ensombreció una gestión que fue bien evaluada por el Gobierno.

0
1827

Hace poco más de un año se interpuso una querella que ensombreció la gestión, muy bien calificada hasta ese momento, de Katherine Martorell (RN), hoy la flamante vocera del candidato de la centroderecha Sebatián Sichel (aunque él no es un genuino representante de este sector político), podría generarle más problemas que beneficios al candidato.

Cabe recordar que la empresa Pegasus interpuso la querella en contra de la ahora exsubsecretaria de Prevención del Delito, por presunta corrupción en la licitación para adquirir cámaras corporales para Carabineros.  De hecho Chile Compra emitió un informe en que estableció que Prevención del Delito transgredió bases de licitación en compra de cámaras Motorola para Carabineros por un monto superior a los $378 millones, tal como lo reveló un reportaje de R. Bio Bio.

Y ha sido ese “recuerdo”, el que ha perseguido a la desde hoy vocera del comando de Sebastián Sichel, tras su salida del Gobierno para emprender su nueva etapa política.

Cabe recordar que, según consignó un reportaje de Radio Bío Bío de finales de junio de 2020, la acción judicial acusaba un entramado criminal para favorecer a la empresa Motorola, que ganó la licitación pese a que sus cámaras no contarían con la función de “pre y post grabado”, lo cual correspondía a una de las condiciones. 

La empresa de seguridad informática interpuso la querella contra Martorell y los cinco miembros de la comisión evaluadora, acusando prevaricación administrativa, fraude al fisco y falsificación de instrumento público.

El proceso, cerrado en marzo de dicho año con la adjudicación de la licitación por más de $378 millones, permitió la adquisición de 300 cámaras para los uniformados.

Desde el gobierno se hizo una cerrada defensa de una de sus estrellas mejor evaluadas a nivel ciudadano, y así, el entonces ministro del Interior, Gonzalo Blumel, aseguraba que el proceso se llevó a cabo con total transparencia.  

“Existen otros mecanismos, como el tribunal de compra; los particulares los pueden ejercer, pero nosotros creemos que los procedimientos se hicieron en regla y por lo tanto, dejemos que las instituciones funcionen”, destacaba, precisando que “si hay un particular que se siente afectado, tiene todo el derecho a ejercer su acción, pero nosotros tenemos la convicción de que los procedimientos fueron los adecuados”.

Sin embargo, no fue menor que el 6 de enero de este año, Chile Compra confirmara que la Subsecretaría de Prevención del Delito, transgredió las bases de la licitación para adquirir 300 cámaras corporales para Carabineros.

La propia Martorell sintió el golpe y anunció la presentación de una querella contra la empresa por el delito querella calumniosa. A través de este trámite, la subsecretaria de Prevención del Delito anunció que esperaba obtener una compensación económica. Respecto de los fondos que se puedan, eventualmente reunir como consecuencia de esta acción, su idea inicial era que pudieran destinarse a personas necesitadas.

Estoy muy interesada en que esta investigación termine rápido para que se demuestre que acá no hubo nada irregular, ni menos ilícito”, fue parte sus las declaraciones emitidas al medio cuando se le consultó por el tema.

Las platas del Estado son sagradas y acá nadie ha tratado de vulnerar la normativa de compras, ni las disposiciones legales y penales”, declaró en esa oportunidad.

Respecto del trámite de investigación, la PDI pudo revisar los celulares de todos los funcionarios involucrados en el proceso, inclusive el de Martorell, quien accedió a entregar su teléfono para periciarlo. Paralelamente, la policía civil tuvo acceso a los antecedentes financieros del proceso que redundaron en la querella de Pegasus.

  • N del A: Por un lamentable equívoco, se asoció a la empresa Pegasus Chile mencionada en esta nota con otra empresa, autora de un software del mismo nombre involucrada en temas de espionaje en el extranjero. Con las disculpas del caso, procedimos a borrar el párrafo en cuestión.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí