Tras inscripción de candidatos directivas de RN y la UDI preocupadas: ¿se viene la noche de San Bartolomé?

En ambos partidos, grupos disidentes se agrupan y comienzan a prepararse para el día después de la elección parlamentaria y cobrarán las cuentas pendientes y los acuerdos no respetados.

0
264

Luego de la inscripción de candidaturas y las intensas negociaciones que hubo en el renombrado conglomerado de “centroderecha”, Chile Podemos Más, aparecen los primeros destellos de lo que se juega realmente y las pugnas internas de los 2 partidos hegemónicos del bloque.

Las actuales directivas, en la UDI y RN, armaron sus cuadros teniendo un ojo en el retrovisor, ya que un objetivo secundario sería la supervivencia de sus respetivos lotes, en cada partido. Fruto de ello, es lo informado por La Tercera –el diario favorito para toda clase de filtraciones-, que da cuenta sobre los duros cuestionamientos y tensiones en los pasillos de calle Antonio Varas, “entre otras razones, por candidatos que quedaron fuera de la nómina y por lugares en los que no se postularon cartas.” Adicionalmente, se supo que cercanos al ex candidato presidencial de RN, Mario Desbordes, señalaron que “la mesa de Chahuán no respetó inscribir a candidatos que fueron aprobados por sus respectivos consejos regionales y que, por lo mismo, el timonel incumplió su compromiso”.

Al respecto, el diputado RN Camilo Morán, hombre cercano a Desbordes, sostuvo que “lamentablemente no se cumplió la palabra empeñada, donde la estructura territorial de nuestro partido, que es respetada siempre, hoy día se pasó a llevar”. La pugna interna en RN promete seguir aumentado, al sostenerse en el entorno de Mario Desbordes que se estaría evaluando qué acciones seguir respecto de los casos señalados.

La jugada de Chahuán

Para Chahuán y sus huestes, el objetivo en esta elección pasaría por poder controlar el liderazgo de Desbordes, ya que el discurso enarbolado por este último, desde el estallido social en adelante, tiene un relato marcado por la irrupción de una derecha de carácter social, lo que incomoda a quienes dirigen el partido. Además, dentro de la misma directiva preocupa el hecho de que el ex abanderado mantenga el control de los dirigentes de base y de un número importante de militantes que empujan y demandan, permanentemente, por nuevos espacios de participación al interior de RN. Fruto de lo anterior, fue la secreta reunión de disidentes a Francisco Chahuán, donde se analizó entre otras cosas, la censura a la mesa dado los nombres que surgieron al conocerse la inscripción de la plantilla parlamentaria y donde se dejó fuera a candidatos priorizados por las mismas bases de dicho partido.

A un par de cuadras, en la UDI, la historia es similar. El gremialismo llegó con lo justo a la inscripción de candidatos a CORES, Diputados y Senadores. Por lo mismo, en las últimas semanas se ha articulado un equipo en el que participan ex dirigentes del mundo municipal, alcaldes y concejales, militantes históricos del partido y dirigentes de base a lo largo de Chile, muchos de ellos cercanos a Van Rysselbergue y que se reúnen permanentemente vía zoom.

“El día después de mañana”

Estarían trabajando para lo que han denominado con cierta dosis de humor, como “el día después de mañana”. “Las condiciones en que, actualmente, se encuentra la UDI son muy triste y vergonzosa. Sabemos qué en noviembre, esta camada de dirigentes, que tanto daño le ha hecho a nuestra historia política, deberá dar explicaciones al partido y para eso estamos trabajando en cada rincón de Chile. En silencio, sin prisa, pero sin pausa”, señaló uno de los participantes.

No obstante, en el gremialismo saben que una de las batallas internas más importantes se dará porque facción logrará  controlar el Senado. En este último estamento, se juega gran parte del futuro de la tienda para los próximos años. Por eso la actual directiva, que dirige la dupla Macaya/Hoffmann, pretendería anotarse triunfos en a lo menos 4 regiones: apostando por Sergio Gahona en Coquimbo; Iván Norambuena, en Bio Bio; Iván Moreira en Los Lagos y el mismísimo Javier Macaya en O’Higgins.

En tanto, el grupo liderado por la actual senadora Jacqueline van Rysselbergue, tendría el mismo objetivo, pero con otros nombres. La apuesta es similar, hacerse fuerte desde el Senado para retomar el liderazgo y poner orden en el gremialismo, con miras a un hipotético triunfo de Sebastián Sichel. Esta facción ya contaría con los actuales senadores José Durana, en Arica; Luz Ebensperger, de Tarapacá y David Sandoval, en Aysén. La apuesta es que Enrique van Rysselbergue gane Bio Bio, dejando fuera al histórico adversario de Jacqueline en la zona, el actual diputado Iván Norambuena; que Ena von Baer gane y se mantenga en Los Ríos y acertar un golpe en O’Higgins con Ramón José Barros, lo que permitiría arrebatarle la candidatura al senado de Javier Macaya. “Todo este panorama, debe verse reflejado con un triunfo de la Coca en el Maule”, señalan desde dicho grupo.

De darse este último escenario, sumado al trabajo que realizan algunos históricos militantes, sería muy poco probable que la actual mesa UDI resista y logre mantener el poco control que les queda.

A eso se sumaría un problema adicional para la actual mesa directiva. Las cuentas y números que manejan al interior del gremialismo, hablan de una pérdida importante en su actual bancada de diputados. Solo en la Región Metropolitana esas cifras mantienen todas las alarmas encendidas, pues señalarían qué de los actuales 8 diputados, en la actualidad, seis estarían perdidos y los otros 2 en serio riesgo para reelegirse. A eso se suma la molestia expresada por algunos dirigentes que acusan intrascendencia y falta de peso político en los nombres presentados como candidatos al senado en la RM, lo que haría más difícil el panorama y la “supervivencia” de la directiva Macaya/Hoffmann.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí