Aunque es Argentina la que pasa a llevar a Chile en su pretensión Plataforma Continental, se hace la ofendida y reclama oficialmente por Plataforma publicada por Chile

"La aspiración que ahora Chile manifiesta es contraria al Tratado de Paz y Amistad de 1984 y a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, y expresa una vocación expansiva que la Argentina se ve obligada a rechazar".

0
489

Este lunes, como era de esperar, el Gobierno argentino hizo llegar su nota oficial de protesta y rechazo a la publicación del 23 de agosto en el Diario Oficial en la cual se dio a conocer el Decreto Supremo N°95 del Ministerio de Relaciones Exteriores por medio de la cual Chile determina oficialmente el límite exterior de su plataforma continental de 200 millas marinas desde punta Puga (Región de Los Lagos) a islas Diego Ramírez (Región de Magallanes) que se extiende por el sur hacia el este del meridiano Cabo de Hornos y que para Buenos Aires significa “la aspiración que ahora Chile manifiesta es contraria al Tratado de Paz y Amistad de 1984 y a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, y expresa una vocación expansiva que la Argentina se ve obligada a rechazar”, según señaló la Cancillería transandina.

Recuerda además que la “Argentina presentó el límite exterior de su plataforma continental el 21 de abril de 2009, el que fue analizado por la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC) entre 2012 y 2016″, y aprobado en 2017. El texto de la protesta es similar al enviado el viernes a Naciones Unidas y a la Autoridad Internacional de Fondos Marítimos, reconoció la cancillería trasandina.

Aunque curiosamente la verdadera “vocación expansiva” e incluso traicionera la ha ejercido Argentina y que por ejemplo en plena Guerra del Pacífico, se la arregló para hacerse de gran parte de la Patagonia chilena, y ¿si eso no es expansionismo que otro nombre recibe?

Pero la diplomacia bonaerense experta en instalar mentiras como verdades ahora se hace la ofendida.

Argentina, en su nota reclamo, sostiene -erradamente por cierto- que “el reclamo al que se refiere dicho decreto resulta manifiestamente extemporáneo y contradictorio con la conducta de Chile previa a mayo de 2020 y pretende proyectar la plataforma continental chilena al Este del meridiano 67º 16′ 0, avanzando sobre la plataforma continental argentina y superponiéndose también con fondos marinos que constituyen patrimonio común de la humanidad”.

“La demarcación del límite de la plataforma continental argentina guarda plena conformidad con las normas de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 y el Tratado de Paz y Amistad Argentino-Chileno de 1984″, agregan.

Buenos Aires señala además que el mecanismo de solución de controversias aplicable a este caso está previsto los artículos 5 y 6 del Tratado de Paz y Amistad de 1984.

El canciller trasandino, Felipe Solá sostiene además que “no hay otra manera de tomar esto que no sea negociaciones bilaterales y/o laudos de un tribunal arbitral” y que “no existe una tercera manera” de solucionar esta disputa. Aunque unilateralmente Argentina ha publicado mapas oficiales adjudicándose áreas chilenas y violando el Tratado de Paz y Amistad de 1984, como el llamado Punto F.

Solá –marcadamente antichileno parece no recordar que fue precisamente la Argentina la que no respetó los tratados  vigentes entre ambos países en décadas pasadas y siempre –su paísha tenido una estrategia expansionista hacia Chile que se grafica, por ejemplo, en los casos de Laguna del Desierto, Campos de Hielo y ahora la Plataforma Continental. El gran objetivo de Buenos Aires es controlar el extremo austral incluyendo el acceso pleno al Pacífico, ahora bajo dominio chileno.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí