Rojas Vade está dispuesto a asumir sanciones y dice que “mi enfermedad es real”

“Estoy dispuesto a asumir las sanciones que me correspondan, según el Reglamento Provisorio que nos rige a todes los integrantes de la Convención Constitucional y me defenderé en tribunales, porque no soy delincuente, soy alguien que se equivocó. No busqué privilegios ayer, no lo busco hoy”, precisa el comunicado emitido por el convencional.

0
195

Nuevamente el constituyente Rodrigo Rojas Vade hace noticia, pero ahora no por confesar su mentira respecto a su cáncer que no padecía, sino que por asegurar estar dispuesto a enfrentar las sanciones que le correspondan, pero señala que tiene una enfermedad real y que el dinero que recibió en rifas y bingos los usó para solventar deudas adquiridas por sus problemas médicos.

Así lo expresa en un comunicado en el que reitera sus disculpas por la mentira sobre el cáncer que lo afectaba a todas las personas que “se han sentido traicionadas o engañadas por mi conducta, especialmente a quienes padecen cáncer, a organizaciones de pacientes y sus familias”.

Fue un error grave informar que el diagnóstico de mi enfermedad era cáncer, puesto que no es el correcto. De igual forma, disculpas a todes los chilenos que hacen rifas, completadas, bingos y eventos para suplir la falta de Estado ante algo tan fundamental como es el Derecho a la Salud y soñar con recuperarse y reintegrarse a la vida y a sus familias. Deseo que mi error no los afecte, sé que la solidaridad de nuestro pueblo no dejará de apoyarlos por mi error”, señala.

Asimismo, Roja Vade precisa que “aclararé los hechos, entregando todos los antecedentes que acreditan mi condición de salud y que demuestran que no he cometido ningún delito: mi enfermedad es real y el dinero que recibí en una actividad solidaria fueron destinados a solventar deudas adquiridas por mis problemas médicos”.

Estoy dispuesto a asumir las sanciones que me correspondan, según el Reglamento Provisorio que nos rige a todes los integrantes de la Convención Constitucional y me defenderé en tribunales, porque no soy delincuente, soy alguien que se equivocó. No busqué privilegios ayer, no lo busco hoy”, sostiene el cuestionado convencional.

Finalmente, apunta a que pronto estará en condiciones de salud se lo permitan, “podré contarles lo que he padecido por años. Sobre el miedo, la vergüenza y la rabia de vivir en una sociedad en que se discrimina por razones económicas, de género y de salud”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí