Lo que faltaba: En Italia arrestan a Cura traficante de la “droga de la violación” que pagaba con las limosnas de los fieles

Según la policía, las drogas se pagaron con ofrendas de los feligreses y se destinaron a personas contactadas a través de sitios de citas sexuales.

0
437

El sacerdote, Don Francesco Spagnesi, fue arrestado por tráfico de drogas en Prato, localidad a 15 kilómetros de Florencia, Italia, involucrado en una investigación policial sobre cocaína y fiestas de GBL, la llamada ‘droga de violación’. El párroco, de 40 años, fue puesto bajo arresto domiciliario por la jueza de instrucción Francesca Scarlatti quien aceptó la solicitud de medida cautelar presentada por el fiscal, seala un cable de ANSA.

Las acusaciones son de venta e importación de drogas. Hace unos días el párroco dejó a los niños y, según lo reconstruido por el equipo móvil de Prato, el párroco don Francesco Spagnesi habría importado del extranjero, con el tiempo, cantidades de Gbl (la droga de violación) entre medio litro y medio litro. un litro por una vez junto con un cómplice, Alessio Regina, de 40 años. 

Gracias a la identificación de la actividad delictiva de este último y su arresto a finales de agosto por importar drogas desde Holanda, los investigadores descubrieron la implicación del sacerdote. 

Arrestato per spaccio di stupefacenti a Prato, un sacerdote, Francesco Spagnesi. (Foto: ANSA)

Según la policía, las drogas se pagaron con ofrendas de los feligreses y se destinaron a personas contactadas a través de sitios de citas sexuales. Anunciación en el barrio de Castellina de Prato. “Dolor y consternación”. El obispo de Prato Giovanni Nerbini expresa así su estado de ánimo ante la noticia de la detención de Don Francesco Spagnesi, ex párroco de la Anunciación en Castellina. “Son noticias que un padre y un párroco no querrían tener nunca -dice monseñor Nerbini- y que afectan a toda la diócesis. En este momento quiero estar especialmente cerca de la comunidad parroquial de Castellina, compartiendo su sufrimiento e incomodidad”. La diócesis informa que el obispo hacía tiempo que conocía un fuerte estado de sufrimiento físico y psicológico del sacerdote. “Sin embargo, nadie -explica Nerbini- podría haber imaginado jamás que tuviera problemas de adicción a las drogas. Durante mucho tiempo fue un malestar personal”. 

En abril, acorralado, el cura Francesco reveló la causa del sufrimiento: el uso estable de drogas. Fue en ese momento que el obispo le impuso un proceso de rehabilitación psicoterapéutica con un especialista. “Cuando – continúa Nerbini – recibimos noticias de movimientos sospechosos en las cuentas parroquiales, procedí a retirar el poder exclusivo de firma del párroco, para poder proceder a la verificación de la situación”. Nerbini inmediatamente le pidió a Don Spagnesi que contabilizara esas operaciones bancarias: “Cada vez me dijeron que era ayuda para los necesitados de la parroquia”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí