Emprende y traspasa el sabor de la comida a tus fotografías

0
127

La pandemia reinventó los negocios y muchos emprendieron con sus dotes culinarios para generar nuevos ingresos. Si necesitas retratar tus preparaciones, debes estar atento a estos tips para que tu plato sea el deseo de todos.

El mundo de la fotografía tiene un sinfín de áreas a retratar, y el de la comida no se queda atrás. Hoy, muchas personas están optando por vender sus preparaciones, pero para cautivar a los consumidores, una buena foto de tus productos es fundamental. 

Una imagen vale más que mil palabras, y si de comida se trata esta se lleva el galardón. Una foto tiene el poder de abrir el apetito cuando son llamativas y tentadoras. Pero tomar una buena fotografía de comida no es enfocar y disparar, requiere de ángulos, detalle y dedicación para traspasar el sabor a la imagen. 

Para lograrlo, Canon te entrega 6 tips que te llevarán al éxito. 

1.- Cámara con ajustes manuales y objetivos intercambiables. Si bien puedes hacer fotografía de comida hasta con celular, requiere de algo más que solo hacer un clic. Debes considerar la posibilidad de usar distintas profundidades de campo, determinadas distancias mínimas de enfoque y un ángulo de visión adecuado. 

Por este motivo, cualquier réflex o mirrorless resultan ideales para fotografiar en modo manual y sacar provecho a las posibilidades de iluminación y foco. Si no dispones de una, atrévete igualmente y fotografía con lo que tengas a mano, muchas compactas avanzadas te pueden dar igualmente buenos resultados.

2.- Usa trípode y objetivos (lentes) adecuados. Utilizar trípode es deseable, porque te permitirá trabajar con precisión la composición adecuada, mirando a cada momento y detenidamente a través del visor, sin variar el encuadre o el ángulo de la toma.

Si bien puedes usar casi cualquier lente, te sugerimos un 50mm o focal media, ya que se asemeja al ángulo de visión humano. Es muy luminoso (f/1.4 o f/1.8) y permite jugar con profundidades de campo reducidas.

O puedes usar un objetivo macro largo de 60 mm o 100 mm, de apertura f/2.8. Esto, en virtud de la necesidad de fotografiar detalles a grandes magnitudes.

3.- Ayúdate con algunos elementos. Puedes usar fondos de diversos tonos sin mucha elaboración, como cartulinas, maderas, paredes lisas o telas. Por ejemplo, te sugerimos usar un aspersorde agua para mantener frescura en vegetales y frutas. 

También puedes usar un trozo de papel o género sobre el plato para alimentos como sándwiches, hamburguesas o nuggets, adquiriendo en la foto un toque genuino artesanal y muy atractivo.

Otra idea que puedes tomar, es usar un fondo de madera. Este le da un fondo fantástico que transmite autenticidad, calidez, tradición y simpleza. 

Lo importante es que no olvides al protagonista: la comida, por ello no debemos distraer la atención del espectador con recipientes o manteles llamativos.  La gente debe fijar su atención en el plato, no en el mantel.

4.- Usa trucos compositivos. Puedes usar técnicas como la regla de los tercios.  Habilita en tu cámara la opción de las líneas de composición de los tercios y pon el centro de interés de tu imagen en la intersección de las líneas, allí es donde estará el punto de mayor peso visual.

Otro truco, es usar 45° respecto del plato de comida, pues es el ángulo desde el que vemos la comida cuando nos sentamos a comer, y por ello lo concebimos como un ángulo muy natural y muy fácil de asimilar para nuestras mentes.

O bien, otra variante útil, es tomar una fotografía completamente desde arriba, pues nos permite varios elementos a la vez, por lo que será muy importante que intentes que todos los elementos se vean en foco.

Lo importante es que busques distintas perspectivas. Muévete alrededor del set en el que tengas tu comida, y prueba puntos de vista diferentes para “esa gran fotografía”. 

5.- Luz y más luz. La fotografía no solo debe dejar muy claro que el elemento destacado es la comida sino que además debe estar bien iluminada. 

Puedes probar con la luz lateral, forma de iluminación más utilizada en fotografía gastronómica, ya que da volúmenes y remarca las texturas de los elementos. Con la luz natural, la más fácil de utilizar ya que tan solo debes buscar el lugar con la mejor iluminación natural disponible (ventanas con buena luz natural), y determinar a qué hora obtienes los mejores resultados, e instala allí tu pequeño “estudio” de iluminación.

6.- Juega con profundidad de campo. Para ello necesitas tener un objetivo muy luminoso al menos 2,8 o más abierto cuando haya muchos elementos en la imagen, así centrarán la atención en la porción de alimento protagonista y reveladora de la toma.

En cambio, si en la imagen solo está el alimento, es mejor que se vea nítido por completo o casi. En estos casos utiliza aperturas medias o no muy abiertas, como f/5,6.

Luego de haber seguido estos consejos, atrévete y aprieta el obturador, juega con los movimientos, colores y elementos y serás la envidia de muchos con tus espectaculares imágenes culinarias. Y de seguro, tendrás nuevos interesados en comprar tus productos que te permitirán hacer crecer tu emprendimiento.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí