Convención aprobó plebiscitos dirimentes y Vamos por Chile estudia ir a la Corte Suprema

Tras la aprobación por 107 votos a favor, 42 en contra y 4 abstenciones, el conglomerado de derecha afirmó que esta decisión "dinamita la posibilidad de llegar a acuerdos por 2/3" y que se trata de una "violación descarada de las reglas del juego".

0
108

Por 107 votos a favor, 42 en contra y 4 abstenciones, la Convención Constitucional aprobó este miércoles el artículo 47 del Reglamento de Participación Popular, que define el mecanismo de plebiscitos dirimentes, lo cual se ganó las duras críticas de Vamos por Chile que anunció que analiza la opción de recurrir a la Corte Suprema.

Justamente previo a esta votación, el Pleno había rechazado una iniciativa de constituyentes del conglomerado de derecha que buscaba eliminar del reglamento este mecanismo de consulta ciudadana.

Falta que se vote el artículo 51 de este reglamento, que habla de la implementación del plebiscito dirimente y que lo deja sujeto a una reforma constitucional.

La norma

El artículo aprobado establece que “la Convención Constitucional podrá resolver la realización de un plebiscito dirimente respecto de determinadas normas constitucionales, convocando a la ciudadanía a decidir mediante el sufragio universal popular la inclusión en el nuevo texto constitucional de las normas constitucionales objeto de la convocatoria, de acuerdo a las reglas establecidas en el presente reglamento”.

También, se ratificó en el apartado de los requisitos tras una indicación propuesta por Colectivo Socialista junto al Frente Amplio, Independientes No Neutrales y Chile Digno, que “se someterán al mecanismo de plebiscito dirimente, las propuestas de normas constitucionales que en segunda votación no hubieren obtenido el quórum de aprobación de normas constitucionales, pero que hayan alcanzado en dicha votación un quórum de tres quintos de las y los convencionales constituyentes en ejercicio”.

Asimismo, se validó que la fecha de esta votación será establecida por la Mesa Directiva conforme al flujo de tramitación de las normas constitucionales establecidas por el Reglamento. Y que no se podrán someter a plebiscito aquellas normas constitucionales cuyo contenido incumpla los tratados internacionales. Y que se podrá convocar una pura vez a la consulta ciudadana, la cual deberá efectuarse en una fecha previa al trigésimo día anterior a que cese su funcionamiento.

Depende del Congreso (y el Servel)

Sin embargo, además de las amenazas provenientes desde Vamos por Chile, pese a la ratificación, diversos sectores de la Convención han apuntado a que para poder materializar realmente la ejecución de los plebiscitos dirimentes se requeriría una reforma a la actual Constitución para modificar el capítulo XV, la que tendría que ser aprobada por el Parlamento.

Asimismo, requiere contar con el aparataje del Servicio Electoral (Servel), además del presupuesto para ello, lo cual presupone un duro camino para que esta norma pueda entrar efectivamente en vigencia.

Críticas desde Vamos por Chile

Desde Vamos por Chile explicaron que su rechazo a la iniciativa y la opción de ir a la Corte Suprema, se basa en la inconstitucionalidad de la norma.

“Plebiscito intermedio viola lo aprobado en octubre pasado instalando un bypass a los 2/3 que pasan a ser de papel. Apoyo, desde ahora, recurso para ir a Corte Suprema y dejar constancia histórica que al menos intentamos defender la legitimidad de este proceso“, afirmó tras la votación la convencional Marcela Cubillos en su cuenta de Twitter, acompañado del hashtag “Convención Tramposa”.

La ex ministra aseguró también que “voté Rechazo, entre otras cosas, porque era muy predecible que la Convención, una vez instalada, se iba a declarar soberana y se daría las reglas que quisieran. Algunos “buenistas” decían que eso jamás iba a pasar. Pasó“.

En tanto, Rocío Cantuarias (Ind Evópoli) calificó el acuerdo como una “violación descarada a las reglas del juego”, mientras que que el UDI Arturo Zúñiga, junto con respaldar el recurso ante la Suprema, hizo hincapié en que “con esto se dinamita la posibilidad de llegar a acuerdos por 2/3. Los grandes acuerdos que la ciudadanía pide, reciben un misil bajo la línea de flotación”.

Finalmente, Teresa Marinovic (Ind PRep), sostuvo que se trata de “una trampa más. Lo que los ultrones no logren dentro de la Convención a través de acuerdos, lo exigirán en plebiscitos manejados por operadores políticos. A estas alturas ya es un clásico. Lo que no consiguen por las buenas, lo fuerzan por las malas. Despierta Chile”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí