Cinco tips para fotografías primaverales distintas e inolvidables

0
106

 ¡Por fin es primavera! Llegó el momento de desempolvar la cámara, animarse a salir y sacar a relucir toda la creatividad en la antesala del verano para capturar momentos únicos.

Llegó una de las fechas favoritas para los fotógrafos: la primavera. Por sus colores, brillos, atardeceres y agradables temperaturas, muchos aprovechan para retratar los colores únicos de esta época. Para aprovechar cada instante, Canon te comparte cinco consejos esenciales que debes tomar en cuenta.

Agrega brillo a tus imágenes. Tener brillo en las imágenes implica colocar la luz de frente y no a la espalda del objetivo como es lo habitual en fotografía. En primavera los fuertes colores permiten usar este recurso para agregar un destello de sol intencionalmente capaz de crear una atmósfera ideal para mantener la vivacidad de los tonos, transformando una fotografía normal en una que al mirarla se siente ligera, aireada y brillante, tal como lo es la propia primavera.

Acércate y elige el tema primaveral por excelencia. La belleza de las flores es única. ¿Qué puede ser más hermoso que fotografiar lo más distintivo y notorio de esta estación? Pues bien, para lograrlo con éxito debes tener presente que uno de los errores más comunes es colocar demasiados elementos (flores) dentro de la imagen.

Por este motivo te sugerimos tomar la fotografía y revisar inmediatamente. Mira la zona de los bordes de la imagen, luego pregúntate nuevamente, si la imagen fuera vista por primera vez, ¿Sería fácil descubrir lo que quiero destacar o tienen que buscarlo entre los elementos que contiene la fotografía? Si es así, ya sabes qué hacer… ¡Acércate todavía más!

Mira el fondo. Acercarte implica también preocuparte por el fondo. Debes velar por elegir cuidadosamente por  cuidadosamente la apertura (valor de f), pues luego de mirar los bordes del marco, ahora  toca mirar el fondo completo de la fotografía. Te sugerimos considerar tres  elementos que no deben estar en el fondo: Puntos o áreas demasiado brillantes, alto contraste y elementos enfocados.

Piensa en infrarrojos. ¿Te gustan los colores mágicos? Pon un filtro infrarrojo frente al lente de tu cámara y aprovecha la escena. La clorofila, presente en el verde de los vegetales, sumado al contraste de las nubes con el cielo azul y los charcos de agua que aún quedan del invierno, son por lejos los mejores condimentos para disfrutar este tipo de fotografía.

Para poder practicarla necesitarás aparte de mucho sol, un trípode, una cámara que permita trabajar en manual, y cualquier filtro infrarrojo de 720 nanómetros llamados filtros “IR72”, que dejará pasar solo luz infrarroja a tu sensor.

Te sugerimos enfocar con el live view de tu cámara, tal cual lo haces habitualmente, pues no podrás ver a través del ocular por acción del filtro. Debes tener presente que necesitarás mucho más tiempo de exposición de lo normal, cercano a los 20 o 30 segundos dependiendo del ISO que elijas para registrar la imagen en tu sensor. 

Juega con el desenfoque. Prueba con la fotografía abstracta. Aprovecha los colores y formas de la primavera para conseguir una imagen abstracta hermosa y diferente. Sólo necesitas colores primaverales sugerentes, un diafragma bien abierto y luz, pensando siempre que puedes recurrir al movimiento, pues no todo es enfoque o nitidez, así que deja volar tu imaginación.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí