Senado le da un portazo al 4to retiro, pero pasa a una comisión mixta

Ahora será una comisión integrada por senadores y diputados lo que deberán ver si el proyecto avanza para tramitarse como una ley dela República o es rechazado, lo cual conlleva un costo político para aquellos que van a una reelección.

0
288

Por 24 votos a favor, 15 en contra y 1 abstención, no alcanzando el quórum requerido de 25 sufragios, la Sala del Senado rechazó este martes la idea de legislar del proyecto de reforma constitucional que permite un cuarto retiro del 10% de los fondos previsionales y el segundo de rentas vitalicias, por lo que ahora la iniciativa pasará a una comisión mixta donde se discutirá.

Con este resultado obtenido en la sala de la Cámara Alta, le corresponde que la Cámara de Diputados conozca la decisión de la Sala para que se conforme una Comisión Mixta que debería zanjar las diferencias en torno a la iniciativa. En el caso del Senado, dicha instancia será integrada por los miembros de la Comisión de Constitución.

La iniciativa busca autorizar a los afiliados de las AFP a realizar voluntaria y excepcionalmente un nuevo retiro de hasta el 10% de los fondos acumulados en su cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatorias, estableciéndose como monto máximo de retiro el equivalente a 150 UF y un mínimo de 35 UF.

Asimismo, dispone la posibilidad de que los pensionados bajo la modalidad de renta vitalicias puedan realizar un segundo anticipo de sus fondos.

A las 10 de la mañana, los senadores comenzaron a entregar sus opiniones sobre el proyecto y a justificar sus respectivas votaciones, lo cual se hizo después de haber escuchado el informe que entregó el presidente de la Comisión de Constitución del Senado, Pedro Araya, quien explicó los alcances técnicos del proyecto que contempla un cuarto retiro y de conocer los planteamientos que hizo el Ejecutivo, a través del ministro del Trabajo y de Previsión Social, Patricio Melero.

El secretario de Estado insistió en los “efectos negativos” que implicaría un nuevo anticipo de fondos, señalando que un 44% de los afiliados y pensionados no tendrían dinero para sus jubilaciones y que “se ha entregado un sistema de protección sin precedentes” que implica 26 mil millones de dólares en transferencias directas.

Debate de senadores

El debate de los senadores se basó en lo efectivo que es entregar estos recursos a las familias que lo están pasando mal en época de pandemia y crisis económica, mientras que los detractores apuntaron al tema de la inflación y la carencia de recursos de los futuros pensionados cuando tengan que acogerse al retiro laboral.

De esta forma, la senadora UDI, Luz Ebensperger, dijo que “no corresponde al Senado, dar utilización política, o buscando beneficios personales, a un proyecto de ley que pueden afectar tan negativamente a las personas. la obligación de este Senado es legislar en forma responsable“.

Por su parte, el senador PS, Alfonso De Urresti, apuntó a que “no hay que demonizar esta situación, si no asumir que no hemos sido capaces de avanzar a un sistema previsional donde los trabajadores sepan que tras décadas de esfuerzo y sacrificio van a tener una pensión digna“.

A su vez, Rodrigo Galilea RN señaló que “este proyecto es absurdo, regresivo y es una política pública mala…Le pido al Senado que no nos engañemos…los fondos proyectados para jubilarse van a haber disminuido en cerca de un 30%, va a haber una baja de pensiones, la inflación ha duplicado la meta del BC”.

En tanto, el DC, Francisco Huenchumilla, aseguró que “no me convencen los argumentos económicos y economicistas que he escuchado aquí…el sistema se deslegitimó, se perdió la confianza  (…)  los grupos económicos saben que la confianza es fundamental…el sistema fracasó”.

El socialista Rabindranath Quinteros precisó que “el problema no son los retiros, el gran problema es un sistema previsional que no funciona porque cuando la gente jubila, inmediatamente empobrece…no podemos seguir eludiendo el debate sobre un nuevo sistema de protección social”.

Por su parte, el PS, José Miguel Insulza, afirmó que “los retiros pueden no ser una buena política pública, pero son una opción. Vamos a apoyar este proyecto, pero promoveremos cambios. Revisaremos la situación de aquellos que tienen mayores rentas o los que no quieren pagar impuestos pudiendo hacerlo”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí