Eduardo Vergara afirma que la izquierda debe romper su tabú con la Inteligencia para combatir al crimen organizado y narcotráfico

El Director Ejecutivo de Fundación Chile 21 explicó que el escenario de cara a la segunda vuelta presidencial "es tremendamente incierto y complejo. Si lo miramos efectivamente desde lo electoral, es una campaña (...) que está tratando de mostrar que existen dos caminos, que en muchos ámbitos, tanto en lo programático como en lo político, tiene grandes diferencias, mucho más marcadas".

0
667

Eduardo Vergara, Director Ejecutivo de Fundación Chile 21 y encargado de temas de Seguridad y Defensa de la campaña presidencial de Gabriel Boric, afirmó que la izquierda necesita romper con tabúes como en el caso de la Inteligencia que permitan al sector enfrentar con políticas efectivas las amenazas de la delincuencia sobre la ciudadanía.

En conversación con el programa Las Cartas sobre la Mesa de Infogate, el exjefe de Seguridad Pública del Ministerio del Interior y Seguridad durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, se refirió a las propuestas de seguridad ciudadana que pueda desarrollar un eventual gobierno del actual candidato presidencial de Apruebo Dignidad, señalando que “para actuar sobre los barrios más críticos se depende de las políticas contra el crimen organizado y el narcotráfico”.

Sobre esto último, reconoció que para ello se requiere que el sector que el diputado representa deba “romper tabúes. Un tabú que lamentablemente la izquierda ha acarreado por mucho tiempo, que es el de la Inteligencia“, recalcando en este punto que:

Perfectamente un sistema de inteligencia puede ser democrático, rendir cuentas y tener los grados de transparencia mínimos, y no tenemos por qué asustarnos que la inteligencia tenga que ser una institución que persiga, una institución oscura. No puede ser que la inteligencia más eficiente esté en las Fuerzas Armadas hoy día; no digo que hay que quitarles el área de inteligencia, sino que tenemos que reforzarla con inteligencia civil“.

En ese contexto reconoció también que “son debates súper incómodos, particularmente para el mundo nuestro, que estamos obligados a abordar en este momento donde la ciudadanía clama a gritos que se les proteja“.

Boric y Seguridad Ciudadana de cara a la segunda vuelta

El debate necesario sobre la vinculación entre inteligencia civil y combate a la delincuencia en todas sus formas se enmarcó en los puntos identificados por Boric y su comando que requieren poner especial acento en este nuevo período de campaña.

Así, Vergara explicó que “el principal desafío, más allá de lo coyuntural, es que la política de seguridad debería lograr ser una política de Estado, que tenga ribetes similares a los que tienen las relaciones exteriores“, esto es, que trascienda a los sucesivos gobiernos y sus diversos signos políticos, ante lo cual precisa que “se entiende que hay un bien superior, que hay que remar para el mismo lado; en la comisión transversal de seguridad tratamos de empujar ese espíritu; obviamente pensamos distinto, tenemos visiones diferentes del cómo, pero estamos todos de acuerdo en que Chile merece, requiere y necesita una mejor policía, y es lo que motiva muchas acciones. Ahora, lo que diría en base a eso es que por supuesto tenemos diferencias en los diagnósticos y lo que hay que hacer”.

En ese sentido profundizó en los tres ejes centrales que puso el aspirante al sillón presidencial.

El primero “tiene que ver con recuperar la paz para los barrios, y donde sabemos cuáles son esos barrios, no hay que hacer más diagnósticos, sabemos que barrios que históricamente siguen sufriendo el miedo y la inseguridad, y una de las cosas que Gabriel nos pidió es actuar directamente para generar propuestas concretas pero que por sobre todo sean aplicables en la práctica, y que no dependan de cambios a la ley, a la reforma, porque no podemos depender de culpar eternamente al Congreso por todo, siendo que la capacidad del Poder Ejecutivo en muchos aspectos de tomar decisiones relacionadas con seguridad es bastante grande”.

Lo segundo, “nos pidió también avanzar en medidas muy concretas y reconoció que él tomaba la propuesta de la campaña de Yasna Provoste en el tema del desarme porque hay que actuar sobre las armas. Tenemos un grave problema que se compone por un lado de un mercado legal que no está regulado de la forma en que debería estar, hay armas que son adquiridas legalmente y que terminan en manos de la ilegalidad; tenemos lo que para mi es una especie de vacío donde puedes dar por perdida un arma y con eso basta y sobra pero muchas veces esas armas han sido vendidas o arrendadas o robadas de los hogares y no sabemos donde están. Pero también está la arista, que es más compleja, que es la del mercado ilegal de armas, armas modificadas que se transforman en armas semiautomáticas, el ingreso de armas al país (…) no hay trazabilidad, etcétera”.

Y en tercer lugar, “que nos trae de vuelta a la discusión sobre Carabineros que hemos tenido, que Gabriel nos pide que los recursos de seguridad pública estén donde generan mayor valor social; o sea que toda la fuerza y recursos del Estado en seguridad estén disponibles para las personas que más lo necesitan. Y eso va desde la redistribución de las policías, por ejemplo; que los mejores policías como premio no se vayan a Las Condes, sino que deberían estar en los territorios donde más se los necesita: un carabinero parado en una plaza de Vitacura, comparado con un carabinero en la plaza de La Pintana, genera un impacto distinto; y no es que sea un mejor o peor policía, pero un policía parado en una plaza en Vitacura cuenta además con una seguridad municipal robusta con muchos recursos comparados con una municipalidad como La Pintana, casas con sistemas de seguridad, con cámaras, guardias de seguridad, la seguridad del comercio; entonces eso hace que la labor de la policía sea complementada más eficientemente. Pero si miras al carabinero que está parado en la plaza de La Pintana te das cuenta que no tiene esta “coproducción” y “corresponsabilidad” de la seguridad de la manera que nos gustaría. Entonces, el valor de un policía en La Pintana es mucho mayor que el de un policía en Vitacura“.

Segunda vuelta

En lo que respecta a como se presenta el escenario de cara a la segunda vuelta presidencial entre Gabriel Boric y José Antonio Kast, Vergara explicó que “es tremendamente incierto y complejo. Si lo miramos efectivamente desde lo electoral, es una campaña (…) que está tratando de mostrar que existen dos caminos, que en muchos ámbitos, tanto en lo programático como en lo político, tiene grandes diferencias, mucho más marcadas”.

En este contexto, recalca que se va a jugar en dos factores.

“Primero, la capacidad que tengan los candidatos de movilizar a la gente que no fue a votar y eso se consigue de diferentes maneras: unos lo hacen en base al miedo, otros en base a la esperanza, otros en base a la necesidad de movilización de lograr agendas y llevarlas adelante como otros para impedir ciertas agendas”.

Seguidamente recalcó que “también está el factor Parisi, que es donde todos concuerdan que en la mayoría debería pasar al voto de derecha, pero igual hay un buen número de personas que están esperando, en el buen sentido. que su confianza sea disputada”.

Sobre las razones de llegar a un escenario definitorio como el actual, el director ejecutivo de Chile 21 explicó que, “de cierta manera, las candidaturas que algunos catalogan como más extremas, pero de un extremo que no necesariamente tiene que ser relacionado con lo negativo, sino que tienen o ponen los puntos sobre las íes con mayor claridad y las ideas tienen una claridad en un lenguaje que es muy importante en la política también que es la capacidad de comunicar en ciudadano, en persona, y creo que es algo que se ha hecho mucho en esta segunda vuelta. Hablamos de Gabriel que ha tenido nuevas definiciones y nuevos énfasis, pero José Antonio Kast también ha moderado mucho su discurso, lo hizo en las últimas semanas de la primera vuelta también, enviando señales (…) podemos criticar la seriedad de un programa donde el candidato lo borra ahí mismo, esa es otra discusión, pero el punto es que hay un entendimiento de que en una segunda vuelta hay que convocar a ciertos sectores políticos que no estaban convocados“.

Sobre las razones del impulso que observa en la campaña de Boric, sostuvo que “lo que genera Gabriel es algo distinto, que permite hoy día unir y convocar, y creo que Gabriel ha demostrado un profesionalismo político increíble en su capacidad de decir que él está convocando a las y los mejores y que está tomando -y lo dice con total humildad y sencillez- las mejores partes de otros programas, incluso habló de algunas medidas propuestas por Ignacio Briones. Creo que esa capacidad política de reconocer que lo que se necesita aquí es lo mejor es tremendamente importante; el cometer errores y pedir disculpas y reconocerlo son cosas que de repente se subestiman en política pero tienen una profundidad mucho más importante”.

Sobre el candidato del Frente Social Cristiano detalló que “es un fenómeno que requiere un análisis político dentro del mundo de la derecha (…) Creo que José Antonio no hubiese llegado donde llegó si no hubiese sido por el desplome de Sebastián Sichel. Lo que sí hizo José Antonio, que es una persona muy inteligente y astuta y nadie lo puede negar, es que tuvo esa capacidad de aprovechar la caída de Sebastián, tomó todas las huestes, las escaleras y todos y se subió rápidamente; aprovechó ese momentum, que se consolida con su triunfo en primera vuelta, y es un momentum que es muy importante en política, porque te permite que vengas con un impulso que otorga mayores certezas de acercarse al triunfo”.

Asimismo, reconoció que “la candidatura de José Antonio Kast manejó los tiempos, manejó los discursos, manejó las certezas; que yo pueda estar en absoluto desacuerdo por ejemplo con el tema de seguridad, creo que el populismo de la mano dura y el efectismo es algo no solo irresponsable sino peligroso, pero frente al vacío que generaba la izquierda en entregar propuestas que sean electoralmente atractivas pero por sobre todo aplicables en la práctica, y en simple, que la ciudadanía crea que la izquierda va a hacer algo por ellos para vivir más seguro, por supuesto que el vacío está y (Kast) el fue muy efectivo en poner un mensaje que generó credibilidad“.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí