El desafío de construir conexiones a distancia

0
406

De regreso a un mundo laboral que combina presencialidad y teletrabajo, los colaboradores y en especial, los líderes necesitan incorporar nuevas prácticas que faciliten una colaboración verdadera sin importar dónde nos encontramos. 

Durante la pandemia gran parte de los equipos se enfrentaron por primera vez al teletrabajo y tuvieron que aprender rápidamente a moverse en las diferentes plataformas. Entonces, Zoom, Teams, Meet y otras, se volvieron una herramienta cotidiana de nuestra vida laboral.

Hoy que muchas empresas han regresado en modalidad híbrida, se suma otro desafío: trabajar de manera efectiva con algunos participantes que se conectan a través de una pantalla y otros, de manera presencial.

Modelar el cambio que quieres ver en tu equipo

“Muchas personas han vuelto a la oficina y se preguntan si todo volverá a ser como antes de la pandemia. Considerando lo difícil que ha sido, tenemos que lograr que el cambio haya valido la pena y para eso es clave hacer que las reuniones híbridas sean efectivas. Aquí los líderes cumplen un rol clave en el modelamiento de las nuevas habilidades, ellos deben reflejar el cambio que desean ver en sus equipos, dar el ejemplo”, explica Camila Montedónico, Directora de Consultoría y Capacitación de HR Buró.

La consultora explica que hoy el home office no es solo un lugar de trabajo individual. “Debemos entrenarnos para conectar con las personas en este mundo que sucede a través de las pantallas. Aprender a usar las herramientas para colaborar y ser incluso más productivos. Necesitamos formarnos y capacitar a los líderes en cómo lograr conexiones reales. Tener una conversación de pasillo a distancia es una habilidad necesaria que se entrena para lograr una comunicación cercana y cultivar un entorno virtual efectivo”.

Para el correcto funcionamiento de esta nueva normalidad es recomendable generar reuniones periódicas que promuevan un trabajo ágil y creativo, fortaleciendo la cercanía y la confianza con los compañeros de trabajo.

Para avanzar ante este desafío, se identifican 5 prácticas que pueden ser de gran utilidad al momento de generar reuniones efectivas y cercanas dentro de la organización:

1.- No priorizar a los participantes presenciales: Incluir siempre en la conversación a quienes se integran a la reunión a través de una llamada, hacerles pregunta, pedir su opinión.

2.- Mantener las cámaras encendidas: Esto favorece que todos los participantes de la reunión ya sean remotos o presenciales, se sientan incluidos. En caso de poca señal se puede hacer un breve saludo y luego apagarla.

3.- Designar a un moderador: Es muy útil que algún participante sea responsable de pedir diferentes opiniones y asegurar que todos participen. El moderador crea un ambiente inclusivo y creativo, muy importante para lograr una auténtica colaboración.

4.- Chequear el entendimiento, las decisiones y acuerdos: Al igual que en las reuniones presenciales, las minutas son una excelente herramienta para hacer seguimiento a las tareas, definir responsabilidades y hacer más eficientes las reuniones.

5.- Asegurar siempre que las reuniones sean agendadas en plataformas y horarios que se ajustan a todos los participantes.

Por último, al ir presencialmente a la oficina, es importante no llenarse de reuniones, sino despejar la agenda para tener tiempo de interactuar libremente con el equipo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí