“La Hipertensión Arterial y la Diabetes, dos de los grandes enemigos de la Enfermedad Renal Crónica”

0
368

La Insuficiencia renal crónica o enfermedad renal crónica involucra una pérdida paulatina de la función de los riñones, órganos que son los encargados de filtrar los desechos y el exceso de líquido en la sangre, para luego, expulsarlos en la orina. Los síntomas y signos de la enfermedad renal se desarrollan con el tiempo; pero también son comúnmente inespecíficos,  lo que significa que pueden ser causados por otras enfermedades, como la hipertensión arterial o  la Diabetes.

Lamentablemente en Chile, según la última Encuesta nacional de Salud 2016-2017, el 27% de la población chilena es sospechosa de ser hipertensa y el 12,3 % de la población sufre Diabetes Mellitus tipo 2. Estas cifras, que son muy elocuentes, fueron ratificadas por la Dra. María Soledad Rodríguez, Nefróloga de la Unidad de Nefrología del HSJD desde hace más de 30 años, asegurando que, “la enfermedad renal por lejos en Chile y en el mundo se debe a la hipertensión arterial y a la Diabetes, así que estos pacientes son los que más requieren de nuestras atenciones y cuidados”. 

Por eso, ante la creciente conexión de estas patologías con la enfermedad renal, la especialista llamó a  todos los diabéticos – hipertensos a cuidarse, “que no dejen nunca de controlarse en el consultorio, que reciban los tratamientos que sean adherentes y que tengan hábitos saludables, eso es primordial”. 

Sara jara, vecina de Lo Prado, sufre la enfermedad renal crónica por más de 20 años,y nos contósu experiencia, “nunca me di cuenta que la tenía hasta que me dio una infección urinaria y vine  a parar al hospital. En ese momento me informaron que debía dializarme. Yo pensé que iba a morir, pero el médico me dijo “vas a vivir con diálisis”. Así que asumí que debo saber llevar la enfermedad y no me quejo, porque no me duele nada, no sufro de mareos, ni dolores de cabeza, nada”.

Otro caso es el de Iván Ñancucheo, 46 años, Árbitro amateur, de la comuna de Renca, sufrió la patología producto que sus riñones no se desarrollaron bien desde su infancia, por ello, en 2018, fue trasplantado, “en un primer momento fue bien difícil, porque cuando me detectan esto se me va el mundo abajo. Sobre todo cuando una persona ha sido súper deportista, y sin vicios. Estuve en diálisis casi tres años y de un día a otro del HSJD me llamaron, y en septiembre de 2021 me trasplantaron. Todo funcionó desde el primer momento, porque siempre he sido positivo en la vida. Gracias a eso y los médicos hoy llevo una vida normal y solo vengo a los controles”.

Finalmente la Dra. María Soledad Rodríguez, destacó que, en el siglo XXI, a pesar de esta sumatoria de patologías, un paciente puede vivir bien con una enfermedad renal, pero necesita de una adaptación larga, “en esta enfermedad no se dan los cambios de un año a otro,  pero si es verdad que los pacientes tienen una vida más llevadera. Ahí la atención primaria juega un papel muy importante, porque en ella se instauraron la prevención de la enfermedad renal, y el pesquisar a los pacientes que ya tienen un grado de enfermedad, a modo de hacerle los controles y la derivación oportuna”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí