Opinión: La guerra de Ucrania puede acelerar el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán

Crédito foto: banderas de Armenia y Azerbaiyán desplegadas antes de las conversaciones en Ginebra (imagen de archivo) karabakhspace.commonspace.eu

Por:Dr. Vasif Huseynov, asesor sénior del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (Centro AIR) y profesor adjunto de la Universidad Khazar en Bakú, Azerbaiyán.

Los tres países del sur del Cáucaso (Armenia, Azerbaiyán y Georgia) mantienen una postura vigilante y mayoritariamente equilibrada en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania. La peligrosa situación de seguridad en la región en general y la aún fuerte influencia política y militar de Rusia sobre el sur del Cáucaso dejan a estos países con pocas opciones en esta crítica agitación geopolítica. La región, junto con todo el espacio postsoviético, está preñada de un equilibrio de poder diferente a raíz de la guerra en curso, aunque en este momento es prematuro decir cuán diferente será este equilibrio y la política interestatal regional después de la guerra. Un tema importante que se verá afectado por los resultados de la situación actual y, lo que es más importante, por la confrontación sin precedentes entre Occidente y Rusia es el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán.

Las conversaciones de paz entre Armenia y Azerbaiyán previas a la crisis de Ucrania se habían mantenido principalmente a través de la mediación de Rusia, pero hubo cierta coordinación entre Moscú y sus socios occidentales en este proceso. Principalmente, la Unión Europea (UE) y Francia buscaron desempeñar un papel mediador más activo entre las dos repúblicas caucásicas y organizaron dos reuniones de sus líderes (una reunión física en Bruselas el 14 de diciembre de 2021 y una en línea el 4 de febrero de 2022) . Este papel de los actores occidentales apareció principalmente como complementario al proceso de paz mediado por Rusia y contribuyó de manera importante al progreso de las negociaciones. En este contexto, fuimos testigos de una disminución del papel del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), copresidido por Rusia, Francia y Estados Unidos, y que coordinó las negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán antes de la Segunda Guerra de Karabaj de 2020.

La caída sin precedentes en las relaciones Rusia-Occidente causada por la guerra Rusia-Ucrania no puede dejar de reflejarse también en el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán. Una implicación importante de la situación actual está relacionada con el Grupo de Minsk. Ahora es seguro decir que esta misión se convirtió en parte de la historia. Esto es así a pesar de que en los últimos años el antiguo conflicto entre Armenia y Azerbaiyán solía ser un caso raro en el que los enfoques de Occidente y Rusia se superponían. Aunque las dos partes tendrían que sentarse a la mesa para abordar algunos problemas internacionales apremiantes, es muy poco probable que sea posible una cooperación práctica entre ellos dentro del Grupo de Minsk en un futuro próximo.

Mientras tanto, la necesidad del Grupo de Minsk podría desaparecer pronto, si persisten las tendencias positivas existentes entre Armenia y sus vecinos turcos. Aunque la situación sucumbió a la violencia y las tragedias humanitarias en el flanco europeo del espacio postsoviético en febrero, el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán marcó algunos avances prometedores que sugieren que la paz y la reconciliación entre las partes estarían en el horizonte.

El 2 de marzo, el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinyan, declaró que el lanzamiento de negociaciones sobre un tratado de paz con Azerbaiyán está en la agenda de su gobierno junto con otros temas importantes, como la apertura de las comunicaciones regionales, la delimitación y la demarcación de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán. Es importante destacar que para los esfuerzos de paz regionales, tanto Armenia como Azerbaiyán han confirmado su disposición a firmar un tratado de paz y poner fin a su enemistad y hostilidades. Ahora es plausible esperar que las partes logren lograr un tratado de este tipo que reconozca su integridad territorial en un futuro próximo.

A principios de marzo, el gobierno armenio también anunció el inicio de los trabajos de reconstrucción del tramo armenio (43 km) del ferrocarril Yeraskh-Julfa-Ordubad-Meghri-Horadiz. El Ministro de Administración Territorial e Infraestructura, Gnel Sanosyan, confirmó que Armenia asignó fondos para trabajos geodésicos para iniciar los trabajos de construcción en esta sección. Después de las cumbres de Sochi y Bruselas de los líderes armenios y azerbaiyanos, la parte armenia ha dado los primeros pasos prácticos hacia la realización del enlace ferroviario que Azerbaiyán llama “corredor de Zangazur”.

También se marcaron algunos avances en el proceso de normalización de las relaciones entre Armenia y Turquía. El Ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Ararat Mirzoyan, evaluó positivamente la segunda reunión de los representantes especiales de Armenia y Turquía celebrada el 24 de febrero en Ginebra y señaló que las partes se centraron en temas más específicos en estas conversaciones. Anteriormente, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló positivamente sobre este proceso con Armenia y dijo que su país podría abrir sus fronteras con su vecino y restablecer las relaciones diplomáticas si Ereván mantiene un compromiso con el proceso de normalización en curso entre los dos países.

Por lo tanto, en el contexto de la guerra entre Rusia y Ucrania, Armenia y Azerbaiyán parecen comprometidos a superar los desafíos en sus relaciones y aprovechar las oportunidades de paz creadas después de la Segunda Guerra de Karabaj. Aunque es posible que veamos poca o ninguna coordinación entre Occidente y Rusia en la mediación de este proceso después de la guerra en curso, en este momento no parece probable que esto cree grandes desafíos para el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán. Por el contrario, esto ofrece una oportunidad para que Bakú y Ereván promuevan contactos bilaterales sin la mediación de terceros, lo que abriría un capítulo nuevo e importante en las negociaciones de paz de treinta años.

Fuente: Este artículo de opinión fue preparado y traducido desde KarabakhSpace.eu

Las opiniones expresadas en artículos de opinión y comentarios no reflejan necesariamente la posición de infogate.cl

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí