La crisis política y la oportunidad de renovar la conducción del Partido Socialista

La forma de hacer política y sus prácticas requieren urgentemente un cambio, un nuevo aire y sintonizar con el Nuevo Chile que empezó a emerger desde el 18 de octubre del 2019.

0
2130
Por Claudia Barahona Chang*

La crisis orgánica y política del Partido Socialista se viene arrastrando desde ya hace varios años, aunque esto no es un fenómeno que solo afecta a nuestra colectividad, si no que, a toda la clase política chilena y mundial; el diagnóstico es que lamentablemente no hemos sido capaces de sintonizar con las demandas de la ciudadanía y las necesidades del país.
 
Creo que como PS debemos enmendar el rumbo urgentemente, después de 20 años de militancia he podido constatar (in situ) la crisis que atravesamos como partido y la desilusión de nuestra militancia de base, la cual ha repercutido fuertemente en la ausencia de militancia activa y el éxodo de militantes incluso históricos/as.
 
El desencanto ha golpeado fuertemente a las bases del PS y por ende a su estructura política, cuya estructura base son los distintos comunales a lo largo del país, perdiéndose la arraigada costumbre de hacer vida partidaria (fraternidad, encuentros, discusión política, formación, entre otros.) además, esto acrecentado por la pandemia y el aislamiento social.
 
La militancia de base siente que dejó de ser escuchada por las estructuras partidarias y sus cúpulas… de qué sirve participar en un comunal o ser parte de la directiva de este, si estos no son escuchados, ¿si los regionales no funcionan o solo se juntan para ver temas electorales o administrativos? Podemos identificar dos factores que influyen en esta ecuación, en primer lugar, la mala conducción política partidaria, en todos los niveles de los últimos años, la cual ha llevado al debilitamiento extremo de toda su estructura, es decir, los regionales, provinciales y sobre todo los comunales. Un segundo actor es la entrada en vigencia de la ley de partidos políticos… que, si bien regula las acciones, deberes y derechos de los partidos, lamentablemente a dejado a las bases sin representación, voz y voto en los órganos superiores; por lo tanto, urge una adecuación a esta y que de cabida a la base militante.
 
Un ejemplo del debilitamiento de las bases del partido, es lo que me ha tocado vivir: “cuando llegue a militar al comunal Santiago hace 10 años aprox. Los ampliados llegaban a participar entre 60 a 80 compañeros y compañeras, además teníamos directiva JS comunal, y al pasar del tiempo estas fuerzas fueron disminuyendo paulatinamente, Actualmente llegan 15 máximo 20 militantes a los ampliados… Y hace años que no tenemos JS organizada y esto no solo a nivel comunal… Clara constatación de aquello es que hoy no cumplimos con el 20% de padrón joven para integrar una lista comunal… la ausencia de padrón joven se ha visto seriamente socavada a nivel regional y país.
 
Otro ejemplo de la gravedad de la crisis partidaria es que, en pleno período electoral, no existe ambiente en la militancia, totalmente desencantada de sus cúpulas, el cual a la dirección del partido parece no molestar ni menos preocupar.
 
Por otro lado, el padrón se redujo drásticamente en los últimos años…, actualmente bordea los 40 mil militantes, mi querido PS no ha estado a la altura de enfrentar la crisis política, social de las y los chilenos…. se ha concentrado solo en las cuotas de poder, del poder por el poder con el fin de para mantener sus cuotas de usufructo personal y sus “pymes”; solo mirando el bien personal y no el de una colectividad, ni menos del país.
 
Una de las bases de la política y del socialismo es, tener vocación de poder para representar a los más desprotegidos, a la clase trabajadora, e incidir en las políticas sociales necesarias que el país necesita y no para el usufructo personal de unos pocos… otro triste ejemplo de la insignificancia partidaria, es que en los últimos 4 años no fuimos capaz de articular una oposición real al gobierno nefasto de Sebastián Piñera, el cual dejó a nuestro país fragmentado y a su economía completamente en el suelo.
 
La forma de hacer política y sus prácticas requieren urgentemente un cambio, un nuevo aire y sintonizar con el Nuevo Chile que empezó a emerger desde el 18 de octubre del 2019.
 
Por lo tanto, este 15 de mayo debemos ser capaces como militantes de que las estructuras partidarias funcionen como corresponde, y votar por los cambios necesarios.
 
Ideas y discusión nunca han faltado en nuestro partido, pero lo que se necesita urgentemente son espacios de conversación, debate y reflexión, que nos permita ser capaces de construir en conjunto políticas sociales centradas en las problemáticas y realidad del pueblo…
 
La actual élite política – parlamentaria se ha apoderado del partido y en su miopía no son capaces de ver las necesidades del país, se acomodaron en sus puestos de poder y abandonaron a las bases y las necesidades del pueblo.
 
A pesar de este crudo análisis y recorrido, aún tengo la esperanza que la militancia desencantada y aquella que hace mucho se fue “para la casa” se motive, vuelva a creer y concurra a votar este 15 de mayo. Que la masa crítica que piensa en que el PS necesita un cambio nos de la oportunidad y vote por nuestra lista, y que personalmente tenga la oportunidad de ser electa y ser parte del puntapié inicial de los cambios profundos que necesita nuestro PS.
 
Sobre todo, para seguir apoyando y trabajando por la convención y el Apruebo del plebiscito de salida. Así como apoyar sin condiciones al gobierno de Gabriel Boric.
 
Chile necesita y merece, más justicia social y superar las divisiones e individualismos personales impuestos por el neoliberalismo y por supuesto que el partido con más de 89 años de historia juegue un rol principal.


Invito al mundo socialista a apoyarnos este 15 de mayo, de forma limpia y transparente, a cuidar entre todes el proceso eleccionario, en conjunto podemos terminar con las malas prácticas y la irrelevancia política, y pedir humildemente que me honren con su confianza.
 
Es hora de decir fuertemente NO más de lo mismo y sacar a la elite parlamentaria, no más chambonadas, no más irregularidades ni ineptitud política, vamos por el cambio por el futuro de Chile.
 
Participa y vota este domingo 15 de mayo como militante del partido Socialista, un partido feminista y de izquierda, volvamos a la senda del socialismo y honramos el legado del compañero presidente Salvador Allende, vota lista C, vota por el cambio y el Apruebo socialista.
 
Con las manos callosas del pueblo, las tiernas manos de la mujer y la sonrisa del niño, haremos posible la gran tarea que sólo un sueño responsable podrá realizar” LA ESPERANZA DE CHILE ES SOCIALISTA   

*Claudia Barahona Chang, publicista, miembro del comité regional metropolitano del PS y actual candidata al Comité Central en la lista C-44, Socialistas por un cambio necesario.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí