Almirante De la Maza y proceso de construcción naval continua en Asmar: “Hay un salto tecnológico que estamos enfrentando”

El Comandante en Jefe de la Armada recalcó la importancia de los futuros buques del Proyecto Escotillón, que comenzará a construir Asmar a contar de enero de 2023, señalando que "son los buques que conectan a nuestro país con todos lo territorios insulares que tiene Chile".

0
1185
Comandante en Jefe de la Armada en Las Cartas Sobre La Mesa / Foto: Infogate

El Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Juan Andrés de la Maza, resaltó los desafíos que implica para la institución y Asmar el proceso de construcción naval continua que implican las necesidades de la institución, destacando en el inicio de la celebración del Mes del Mar y de las Glorias Navales que “hay un salto tecnológico que estamos enfrentando, nos estamos preparando para lo que viene“.

En conversación con el programa Las Cartas sobre la Mesa de Infogate, la máxima autoridad naval se refirió a los proyectos de construcción naval que actualmente se desarrollan en Asmar Talcahuano, y los que están por llevarse adelante en el mediano y largo plazo. Ello, además de abordar la importancia del Mes del Mar y las tareas y desafíos que la institución enfrenta actualmente.

Construcción naval continua

Fue así que el Almirante De la Maza recordó que ya desde su antecesor, el Almirante Julio Leiva, estaba considerada la necesidad “de recambio de algunos de los buques que van cumpliendo los ciclos de su vida útil, sobretodo los buques multipropósito, como el “Aquiles” que es un transporte, la barcazas “Chacabuco” y “Rancagua”, y finalmente el “Aldea”, que es buque hospital. Son cuatro buques que, más que en el mediano, en el corto plazo, están llegando al límite de su vida útil. Son buques que van a cumplir ya casi 50 años (en algunos casos)”.

Recordó además que “el proyecto que llevamos adelante desde esa fecha con el Almirante Leiva como Comandante en Jefe liderando, tiene pensado que a futuro por qué no soñar en construir nuestros buques para la Escuadra, nuestros buques de guerra”.

El Comandante en Jefe de la Marina nacional explicó seguidamente que “la construcción naval continua no partió ni va a partir con este proyecto, partió hace muchos años. Nosotros tenemos el Astillero Asmar, que se autofinancia con lo que produce y hace; fue construido y pensado para satisfacer las necesidades de los buques de la Marina; Asmar no fue hecho para atender a civiles. El primer rol que tiene Asmar es atender a los buques de la Marina y después, la capacidad ociosa es la que Asmar ofrece al resto del mercado.

“Asmar lleva más de 60 años construyendo buques, comentó el Almirante, acotando que “tenemos la barcaza Elicura en Punta Arenas, que cumplió 50 años y fue construida en Asmar. La construcción naval continua, conceptualmente, comenzó hace muchos años. Asmar ha construido en ese tiempo más de 103 cascos de diversos tipos: buques, artefactos, etc., incluida la cápsula que sacó a los mineros en el lamentable que tuvieron en el norte. El “Aquiles” que nosotros queremos renovar ahora fue construido hace 35 años”.

Junto con rememorar los hitos marcados por la construcción del buque científico “Cabo de Hornos” (en servicio desde 2013), y el proyecto en curso del nuevo rompehielos, el Almirante De la Maza precisó que cuando se hizo el diseño de esta unidad “trabajamos con el mundo científico nacional y con el INACh, y definimos entre todos qué es lo que Chile necesitaba como rompehielos, y ahí sale el diseño con los requerimientos de alto nivel -las RAN como les llamamos nosotros- y va a ser un buque de primer nivel”.

El alto jefe naval comentó a continuación que, “quedando la grada desocupada, tenemos la posibilidad, a contar de enero del próximo año, de empezar a construir el nuevo “Aquiles”. El reemplazo de las barcazas se llama Proyecto Escotillón, ya aprobado por el Gobierno. Nosotros cortamos el 27 de febrero, con la presencia del Presidente de la República, el Presidente Piñera antes de dejara el cargo, la primera plancha del proyecto y Escotillón ya empezó“.

Luego recalcó la importancia de estas nuevas futuras unidades, señalando que “son los buques que conectan a nuestro país con todos lo territorios insulares que tiene Chile: isla de Pascua, Juan Fernández, Chiloé, la Antártica… nosotros como institución somos un operador antártico: hay mucha carga que llevamos a la Antártica, institucionalmente en los medios de la Armada de Chile, del país, y el que hace el convenio de operador antártico es el Ministerio de Relaciones Exteriores. Lo que hacemos finalmente es satisfacer requerimientos del Ministerio de RREE en relación a la Antártica”.

En este punto recalcó que “el proyecto de construcción naval continua empezó hace muchos años, ha tenido una línea en el tiempo, y cada vez hemos ido adquiriendo nuevas tecnologías, mayores requerimientos. Hemos tenido que profesionalizar a la gente, se perfeccionan unos en Chile y otros en el extranjero, tenemos unos convenios con la Universidad Austral de Chile y nosotros enviamos oficiales a estudiar Construcción Naval a esa universidad”.

Así, concluyó en este punto que “hay un salto tecnológico que lo estamos enfrentando, nos estamos preparando para lo que viene. Y algo que poca gente sabe, es que cuando uno construye algo en Chile, prácticamente el 50% de la inversión queda en el país. Cuando compras un buque de segunda mano que no te cuesta menos a veces que lo cuesta construir en Chile, el cheque se lo lleva completito el país donde estas comprando. Aquí hay equipos en los que no somos fabricantes en el país; los motores propulsores probablemente lo compramos en una empresa. Por eso es que aproximadamente el 50% es lo que queda. Hay mucha tecnología, pymes y gente que se beneficia de la construcción naval aquí, al interior del país. O sea que efectivamente una cosa es lo que queda y otra como las pequeñas y medianas empresas pueden producir, sobre la base de cadenas de suministro al largo plazo. Así es que aquí todos ganamos con la construcción naval en Chile.

El Mes del Mar y la zona austral

Al referirse a la celebración del Mes del Mar y las Glorias Navales, el Almirante De la Maza comentó que “el mensaje, y por eso estamos inaugurando el Mes del Mar en Punta Arenas, apunta a la sustentabilidad, el Océano Pacífico -que es el principal medio donde nos movemos-; en tercer lugar, Punta Arenas y la Región de Magallanes, donde la Marina tiene mucho que decir en la incorporación de esos territorios a nuestro país”.

Pasó a relatar en este punto que “no nos olvidemos que el Estrecho de Magallanes (…) Chile fue descubierto por mar hace 502 años por unos intrépidos marinos que descubrieron el estrecho de Magallanes. Después, hace 400 años los holandeses llegaron al Cabo de Hornos. Después, el año 1843, Chile toma posesión del estrecho, con esos marinos que zarparon desde Chiloé al mando de Juan Williams. Y después hemos ido viendo como la Marina fundó después Puerto Luisa en lo que es actualmente Puerto Navarino; no olvidemos la expedición de rescate del Piloto Pardo en 1916 (…) y que además pasa a ser un hito de navegación mundial al llegar a esas lejanas aguas y además un hito para nosotros. En 1947 se crea la primera base antártica, la base Arturo Prat; el año 1948 Gabriel González Videla es el primer Presidente en el mundo en llegar a la Antártica”.

Lo anterior, para realzar la importancia de la Región de Magallanes, al subrayar que toda la proyección se produce “desde Punta Arenas, que es en cierto modo la puerta de entrada y eso es uno de lo mensajes que queremos dejar en la inauguración del Mes del Mar: Punta Arenas es la puerta de acceso que tenemos como país, como continente y como mundo hacia la Antártica, que es el continente más prístino y virgen que va quedando en el mundo, y tenemos que cuidarla entre todos”.

Asimismo, hizo hincapié en que en la actualidad “son alrededor de 20 mil buques los que pasan al año por el estrecho y hay otros tantos que lo hacen por el Cabo de Hornos, que son buques que de alguna u otra forma evitan el estrecho por ser de mayor calado y tonelaje”.

“Punta Arenas fue una ciudad puerto muy importante en el siglo XIX. No nos olvidemos que no había forma de pasar del Pacífico al Atlántico si no se hacía por el sur, porque todavía no estaba inaugurado el Canal de Panamá del cual nosotros somos el tercer usuario mundial, lo cual no resta a que por el estrecho de Magallanes y el Cabo de Hornos haya todavía navegantes que sigan usando la ruta”, indicó, añadiendo que “nosotros tenemos el control del estrecho de Magallanes, tenemos distintos sistemas para ir monitoreando y tenemos todas las ayudas a la navegación que implica esa ruta que es muy importante en la comunicación de los dos océanos“.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí