28/02/2020

En memoria de Miguel Serrano

En memoria de Miguel Serrano

Este 28 de febrero conmemoramos un año más de la partida de Miguel Serrano (10 de Septiembre de 1917 – 28 de Febrero de 2009), escritor-pensador –fue integrante de la Generación del 38–, embajador de Chile –en India (1953-1962), Yugoeslavia (1962-1965) y Austria (1965-1971)– y sobre todo, gran defensor de Chile. Testimonio de su impronta […]


Este 28 de febrero conmemoramos un año más de la partida de Miguel Serrano (10 de Septiembre de 1917 – 28 de Febrero de 2009), escritor-pensador –fue integrante de la Generación del 38–, embajador de Chile –en India (1953-1962), Yugoeslavia (1962-1965) y Austria (1965-1971)– y sobre todo, gran defensor de Chile.
Testimonio de su impronta fue la amistad con figuras como Su Santidad el XIV Dalai Lama, Jawaharlal Nehru, Indira Gandhi, Carl Gustav Jung, Hermann Hesse y Léon Degrelle –entre otros– y el reconocimiento hoy de innumerables hombres y mujeres en todo el mundo.

Miguel Serrano es uno de los expositores más significativos del Chili Mapu –la sagrada tierra de los hówen, de los pillanes y de los viracochas, de los conquistadores y de la raza chilena–, patria que comienza a desaparecer en este ciclo como resultado del globalismo, del “multiculturalismo”, la psicotrónica, la “realidad virtual” y el recambio poblacional, funestos pilares de la sinarquía que dirige el Nuevo Orden Mundial.

Su certera visión del destino aciago de Chile y sus habitantes lo expresó así: “Algo que nunca llega, ni para los que murieron masacrados en una torre siniestra, hace ya tantos años, ni para los que ahora y otras veces han puesto sus esperanzas y sus sueños mejores en que fuera a pasar algo… Desilusión necesaria, derrota, para que podamos seguir soñando. Pobreza, esfuerzo, cataclismos, terremotos… Todo se destruye y habrá que comenzar de nuevo, desde la nada. Repetirlo todo. ¿Qué queda? Únicamente la tierra, los volcanes nevados, las cumbres envueltas en su aura de luz divina, los quillayes, los ulmos, los alerces, los algarrobos y los cóndores de Wotan”.

Más allá del decadente presente y sus redes de materialismo y esclavitud, Miguel Serrano proyectó la luz de una cosmovisión que pugna por un sentido trascendental de la vida.

Sobre el autor:

Historiador

comenta esta noticia