La Cámara de Diputados una vez más está en el centro de la polémica, luego que se diera a conocer que durante 2016 fueron declaradas 788 líneas de celulares e internet móvil con cargo a la asignación parlamentaria, lo cual significó que se cancelaran más de $389 millones.

De esta forma, autoridades de la Cámara Baja iniciaron una auditoría interna para esclarecer el hecho que tiene al diputado Iván Fuentes (DC) liderando la lista con 27 líneas declaradas, siendo seguida por Karol Cariola (PC), Cristina Girardi (PPD), Daniel Farcas (PPD) y Gustavo Hasbún (UDI).

Según señala radio Biobío, hasta marzo de este año las cifras son similares, por lo que la directiva de la Corporación dio un plazo hasta esta semana para que los legisladores presenten declaraciones juradas sobre su uso de celulares.

La emisora obtuvo la información a través de la Ley de Transparencia, indicando que entre enero y marzo de este año la suma supera los $100 millones, con unas 690 líneas activas de los “honorables”.

Fuentes, quien se hizo conocido por encabezar las protestas de Aysén en 2012, registra este año 23 líneas telefónicas activas, cuyo costo es cercano a los $11 millones.

Hay que recordar que Fuentes ya ha estado varios temas polémicos como el dinero recibido de una pesquera cuando era diputado o el de la máquina de hielo donada por el gobierno de Sebastián Piñera a los pescadores artesanales de Aysén y que terminó en manos de una empresa privada, beneficiando económicamente al ex líder social.

Lo curioso es que el mismo medio hizo la prueba de llamar a uno de estos números, el cual debía ser un asesor del legislador, pero la sorpresa se dio cuando al otro lado de la línea una persona se identificó como “su familiar”.

La otra diputada que sigue en la lista con más líneas activas es la comunista Karol Cariola, quien registra 16 líneas móviles en 2016 y un gasto de $9 millones, mientras que este año presenta sólo 14 activas.

La parlamentaria trato de explicar la situación, señalando que “son teléfonos que están a disposición del trabajo territorial. Por ejemplo, tenemos un sistema de georreferenciación que requiere de un aparato móvil para ir identificando los lugares que vamos visitando”.

Registramos las organizaciones con las que nos relacionamos, los compromisos asumidos, es la base de nuestro trabajo territorial, por eso tenemos un uso importante de tecnología”, agregó.

La diputada Cristina Girardi (PPD) es otro de los parlamentarios que registra una gran cantidad de líneas telefónicas, con 15 activas para un equipo de entre 10 o 12 asesores.

Después de Girardi, Daniel Farcas (PPD) y Gustavo Hasbún (UDI) son los que más líneas registraron en 2016, con 14 y 13 móviles, respectivamente.

De acuerdo a la información, Farcas explica que el año pasado tuvo un máximo de 10 líneas, incluyendo internet, y que actualmente solo tiene seis, mientras que Hasbún precisa que el año pasado tuvo seis asesores y precisa que algunas de esas líneas correspondían a planes de internet y que a mediados del año pasado decidió cambiar la fuente de financiamiento.

Tenía nueve celulares por asignación y cuatro con cargo a la dieta parlamentaria: míos, de asesores y un ppi de la PDI que prestaba servicio de seguridad para mí”, señala Hasbún, que agrega que “desde mediados del año pasado no están siendo pagados por la Cámara. Decidí ser candidato a senador y para no tener problemas y ser transparente, era mejor que los pagara personalmente a través de la dieta”.

El listado también muestra que el año pasado, la diputada Clemira Pacheco (PS) fue la que mayor gasto hizo de una sola línea, con un monto de $2.341.398, mientras que entre enero y marzo de este año la línea más cara es una del diputado Joaquín Tuma (PPD) por una cifra de $1.555.519.

Ante esta situación, el presidente de la Cámara de Diputados, Fidel Espinoza (PS), comparó el uso de las líneas de telefonía y red de datos a la polémica que estalló con el uso de los pasajes de avión, que estaban a disposición de los congresistas.

Esto va en línea con lo que ocurría antes con los pasajes liberados de avión, que terminaban siendo ocupados por cualquier persona que no tenía vinculación con la labor parlamentaria”, sostuvo, añadiendo que “esa situación finalmente se ajustó y reglamentó de tal forma que hoy los pasajes no pueden ser otorgados a quien no esté en la planilla de contrataciones. Con los teléfonos queremos hacer lo mismo“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí