La subsecretaria de Salud Püblica, Paulina Daza, salió a explicar el enredado cuadro que significó su cuarentena preventiva ante el contagio de su chofer, pero igual dejó un mar de dudas y omisiones.

Todo ello, en medio de la filtración ayer miércoles del resultado del examen PCR de su colaborador, y que indicaba que había dado positivo el martes 2 de junio, esto es, 4 días antes de iniciar su forzosa reclusión preventiva. Y aunque, como afirmó, se hubiera conocido el resultado recién el viernes, no explicó su demora de un día en conversarlo con el entonces ministro de Salud. y decidir su cuarentena preventiva.

[Lea también: Sigue lío por cuarentena de subsecretaria Daza: PCR positivo de su chofer se conoció 4 días antes de que Minsal lo hiciera público]

Esta era la justificación que iba a dar el 13 de junio, a su regreso de su aislamiento, pero que se topó con el revuelo por la salida de Jaime Mañalich desde el Minsal. La polémica surgida ayer la obligó finalmente a dar explicaciones este jueves.

La subsecretaria se defendió como gato de espaldas, reiterando de entrada “con respecto a esta situación quiero decir que yo no fui un contacto estrecho y voy a darme el tiempo para dar a entender cuál fue la situación que ocurrió”. Ello, eso sí, obviando que el propio ex ministro Jaime Mañalich ya había asegurado el sábado 6 que Daza sí había sido contacto estrecho, tras lo que ambas autoridades habían conversado ese día tras el balance diario.

A continuación, Daza hace un relato temporal, aludiendo al viaje efectuado el viernes 29 de mayo a Valparaíso, señalando que “por hacer un viaje de mas de dos horas podría haberse considerado un hecho de una posibilidad de contacto estrecho”.

Añadió que el lunes 1 de junio el propio chofer le solicita irse en cuarentena, pese a no tener síntomas, debido a la ocurrencia de algunos casos de Covid-19 en el Ministerio, y se efectúa el examen PCR el mismo día.

Daza acota que, ante sus dudas, “ese mismo día yo solicito al Departamento de Epidemiología ver la posibilidad si en caso que saliera positiva esa PCR yo fuera un contacto estrecho“, respondiéndosele que ella “no era considerado un contacto estrecho, debido a que habían pasado más de 48 horas de de esta situación de más de dos horas (del viaje a Valparaíso)”.

Pongámonos de acuerdo

Las discordancias empiezan en este punto, ya que la subsecretaria señala que el chofer fue notificado del resultado el viernes 5 de junio, esto es, 3 días después de salir el resultado del examen (que tiene indicada como fecha de emisión el martes 2), afirmando que, “durante esa semana yo efectué mis actividades porque no había sido calificada como contacto estrecho“.

Luego, señala “para proteger, para poder continuar, para poder prevenir suspicacias y para poder prevenir polémicas que se podrían haber producido en ese momento, en conversación con el ministro de Salud, decidimos que me fuera en teletrabajo para poder seguir enfocándonos en lo más importante, que es la pandemia, y es por eso que el día sábado, el ministro anuncia que yo me voy a ir en cuarentena preventiva, cosa que es una medida extraordinaria, ya que yo no era un contacto estrecho”.

En este punto, Paula Daza omite que supo del positivo de su chofer al menos desde el viernes, y el sábado 6 en la mañana se presentó en el balance diario en La Moneda con total normalidad, manteniendo su agenda diaria confirmada hasta que, luego de la vocería, esta se canceló abruptamente, tras la filtración a través de la prensa del positivo de su chofer.

Fue ante ese escenario que el entonces ministro Mañalich, en una actividad en el Hospital Militar horas más tarde, afirmó que la subsecretaria Daza sí calificaría como contacto estrecho, el que se había producido el 29 de mayo, cuando realizó un largo viaje junto al conductor, explicando que este “está con síntomas respiratorios leves. En el escenario epidemiológico que estamos uno tiene que pensar que eso es Covid, mientras no demuestre lo contrario”, dijo ese día Mañalich, agregando que “se le hizo un examen de PCR que, entiendo, va a estar informado hoy día; por lo menos yo hablé con la subsecretaria un poco antes de llegar acá y, hasta ese momento, no había información del laboratorio”.

Otra omisión grave, que lleva a inferir que Daza no explicó la situación correctamente al exministro, para justificar así su retraso en dar a conocer el hecho.

Mañalich remató su explicación ese día señalando que “el día 29 de mayo, la subsecretaria fue en un viaje prolongado con este conductor a la Quinta Región (sic), por el tema de residencias sanitarias. Y en mi convicción -tiene que ser ratificado por la autoridad sanitaria-, ese episodio de un viaje prolongado de varias horas de ida y vuelta constituye un episodio de contacto estrecho, a diferencia de lo que ocurrió con el subsecretario Zúñiga”.

¿Quién omite o quién miente a estas alturas?

Ayer mismo en la tarde, fuentes del Minsal había explicado que el caso de la subsecretaria no correspondería a la categoría de contacto estrecho y que así se lo ratificó el departamento de Epidemiología del Ministerio. Así, argumentaron desde el entorno de Daza, se acordó con Mañalich que se iría a cumplir una cuarentena preventiva porque era lo más conveniente debido a que hubiese sido complejo -teniendo el antecedente de lo sucedido con Zúñiga- explicar nuevamente ante la opinión pública que ella no era un contacto estrecho.

Al día de diferencia que existe entre que Daza se enteró del positivo de su colaborador y su conversación con el ministro, se une la cada vez más difusa definición de contacto estrecho proveniente desde el propio Ministerio, ya que si un viaje de ida y vuelta entre Santiago y Valparaíso en automóvil abierto, además de traslados en la ciudad, no califica como contacto estrecho, para la ciudadanía es extremadamente difícil acatar medidas de distanciamiento diarias en sus traslados en transporte público, por ejemplo, que las propias autoridades han criticado, aunque por lo visto utilizan con elástico para su propia conveniencia.

El palo y la ira

Al cierre de su respuesta, la subsecretaria mostró toda su molestia ante la filtración del examen de su colaborador, señalando que “el día de ayer vi en las redes sociales, vi en algunos medios de comunicación, la filtración del examen de una persona, y eso es vulnerar los derechos de una persona a la privacidad. Por lo tanto, creo que es muy importante transparentar la información, dar toda la información, comunicar a la población, pero siempre, siempre, resguardando la privacidad de las personas“.

A su vez, el ministro Enrique Paris señaló que apoyaba al “100% a la subsecretaria Paula Daza, que ha dado todas las explicaciones ya posibles, ella no fue contacto estrecho”, acotando respecto al examen filtrado que “es muy grave, que es un delito, entregar resultado de exámenes de laboratorio, que tiene nombre, rut y identificación del paciente, eso es un delito y puede ser castigado por la ley”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí