El lunes pasado se inscribieron en el Servel más de 22 mil candidatos  que irán a distintas elecciones que se realizarán el próximo 11 de abril como son la Convención Constituyente, concejales, alcaldes y gobernadores regionales. Sin embargo, esto más la pandemia ha sacado a flote, una vez más, lo peor de la política y de las (pseudo) élites que las dirigen, puesto que demoledoras críticas cruzadas han surgido a raíz del perfil que algunos abanderados tienen, generando anticuerpos en los distintos pactos formados y sin escuchar la voz de la ciudadanía que el pasado 25 de octubre se pronunció y dejó claro que no quieren más políticos, principalmente, en la instancia que estará a cargo de la redacción de la nueva Constitución, incluso el grito ciudadano se produjo antes con el estallido social que puso en jaque el sistema. Por estos días la opinión pública asiste a un triste espectáculo con chillidos estridentes de candidatas que ningunean a sus pares, dirigentes políticos histéricos y estos mismos “líderes” después aparecen lloriqueando y pidiendo unidad, cuando no son capaces de mantener el más mínimo y civilizado comportamiento de básica convivencia cívica. Esta mala forma de relacionarse entre los políticos es también una forma de violencia.

Y es que al momento de la inscripción de las candidaturas, se produjo un quiebre entre la DC y el PS al no llegar a acuerdo para ceder cupos en seis comunas como Quinta Normal, Ñuñoa, Cauquenes, San Bernardo, Coyhaique, Putaendo y Retiro.

Esta situación provocó la división de la denominada “UNIDAD Constituyente”, lo cual llevó a un pacto entre el PPD y el PR, por un lado, y por el otro la DC con el Partido Progresista y Ciudadanos.

La situación en la oposición genera un clima de incertidumbre para lo que serán las conversaciones para las elecciones presidenciales y parlamentarias, que son, sin lugar a duda, los principales comicios del país, sin dejar de lado obviamente la Constituyente para una nueva Carta Magna.

Asimismo, dentro del PPD la situación no difiere mucho, puesto que la mesa directiva decidió bajar las candidaturas de dos mujeres Teresa Valdés y Leslie Sánchez, quienes son reconocidas por su trabajo feminista dentro de la tienda opositora, generando un sinnúmero de  cuestionamientos a la “antojadiza” determinación.

Las críticas no se hicieron esperar y fue el senador Ricardo Lagos Weber, quien en su cuenta de Twitter posteó algo que sacó roncha: “El PPD volvio a instalar la “cultura de las malas prácticas” x parte del socio controlador y con la actitud complaciente de @HeraldoMunoz … la coherencia en política debe ser siempre y con la actitud cómplice del Pdte se dejó fuera a candidata apoyada x las bases en Valpo…”.

Incluso arremetió con que las dos feministas fueron dejadas a un lado para competir a la Constituyente, “porque se privilegiaron otros criterios de selección a última hora”.

La derecha no se queda atrás

La “pelea política” por cupos, un tema que no le interesa a la ciudadanía, no solamente afecta a la oposición, puesto que en el oficialismo el nombre de la licenciada en filosofía y columnista Teresa Marinovic también provocó un quiebre en el pacto, ya que RN y Evópoli acusaron una maniobra de último minuto del Partido Republicano, colectividad de que es liderada por el ex udi José Antonio Kast.

Según las tiendas políticas, Marinovic no estaba en las nóminas que entregó el Partido Republicano cuando se lograron acuerdos con la colectividad de Kast.

Y es que la “urticaria” que provoca el nombre de Marinovic dentro de RN, llevó a la tienda de Antonio Varas a sostener que las expresiones de la columnista “contradicen los principios de nuestro partido y contrarían su espíritu democrático y republicano”, lo que resulta ridículo ya que RN surge y hasta hace no mucho defendía mucho de los postulados de “la Tere”.

Incluso, el “misilMarinovic llevó a que la investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP), Silvia Eyzaguirre, presentara su renuncia a la candidatura, lo que acrecentó el quiebre en el bloque.

En ese sentido, el propio Kast acusó a Chile Vamos de no revisar bien las listas de los postulantes, apuntando que “es parte de algún grado de desorganización del conglomerado de Gobierno, que quizás no tenía todos los nombres sobre la mesa y que nosotros tampoco conocimos los nombres que ellos mismos planteaban y no comparto su decisión, lo lamento, creo que termina haciéndole un daño a la unidad”.

Por su parte, el timonel de RN, Rafael Prohens, buscó la forma de poner paños fríos a la situación y a través de un comunicado público explicó las razones para no poder bajar el nombre de Marinovic.

Quisiera referirme a la carta emitida por los comisionados del partido en la cual solicitan al Partido Republicano que baje la candidatura de la señora Marinovic. Esto no es posible de realizar ya que en el caso de hacerlo se caería el pacto en el distrito 10 y quedaríamos como Chile Vamos sin candidatos. Si se baja Marinovic o quien sea, se cae el pacto por el principio de paridad”, señaló.

Añadiendo que “tal como señalé en la mañana, esta confusión con el Partido Republicanos la lamentamos, como directiva hemos hecho la autocrítica, sin embargo, dada la urgencia de firmar el pacto aquella noche, y con la amenaza de no firmar a cinco minutos del cierre, debimos ceder y no hay mucho más que hacer”.

Sin embargo, el jefe de bancada RN, Sebastián Torrealba, insistió en que el Partido Republicano decline la candidatura de Marinovic “por el bien de Chile Vamos”, puesto que “esta situación da pie a que nunca más podamos generar un pacto de esa forma con Republicanos”.

Torrealba hizo especial hincapié en que esto no significa ningún tipo de “quiebre” en el conglomerado oficialista. Sin embargo recalcó que “no se puede caer en una forma gansteril de hacer política apretando de esa forma a los presidentes de los partidos”. Eso es irregular y me sorprende, luego de que hubo una negociación con Republicanos por la cantidad de cupos y los nombres”. 

Asimismo, en la UDI tampoco las aguas están muy calmas, puesto que la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, se lanzó en contra del candidato presidencial y expresidente del BancoEstado, Sebastián Sichel, acusándolo de representar una política noventera y vincularlo a los empresarios y a LyD.

Sichel es el candidato de los empresarios (…), de LyD, que no quiere perder influencias y de políticos que no quieren perder poder”, sostuvo Matthei, la carta presidencial de la UDI, pero que aún no se ha definido por completo y que también no quiere perder poder porque a esta altura es una abuela de la política de la llamada “patrulla juvenil” que sigue anclada a él.

El primitivismo de los políticos

Todas estas disputas políticas tienen sin cuidado a la ciudadanía, ya que los problemas para las personas que no son parte de la elite radican en temas mucho más importantes para ellos y sus familias como la cesantía, la carencia de alimentos, la falta de oportunidades de trabajo, entre otros.

Y es que los políticos no entienden o no quieren entender que la ciudadanía les dio la espalda el pasado 25 de octubre cuando se votó mayoritariamente que no querían personajes de partidos en la instancia que redactará la nueva Constitución.

Incluso, todas las encuestas que se han realizado desde el estallido social, ese 18 de octubre de 2019, la elite política se encuentra con una caída permanente de adhesión y eso se acrecienta aún más con las discusiones bizantinas por cupos electorales, presidenciales y otros temas de menor relevancia para la población mayoritaria del país.

A lo anterior se suma el rechazo generalizado a algunas figuras políticas que han planteado la posibilidad de ser constituyentes como es el caso del senador PPD, Felipe Harboe, quien anunció su salida de la Cámara Alta para postular o el del diputado Hugo Gutiérrez, quien también ha mostrado interés en ser parte del órgano que elaborará la nueva Carta Magna.

Además, se suman a este cuestionamiento figuras de la farándula como Adriana Barrientos, Miguelo, María Luisa Cordero, Hotuiti Teao y Yuyuniz Navas, cuyos nombres incluso están siendo criticados al interior de los propios partidos políticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí